España

Un registrador con un despacho demasiado grande.

 Mariano despachoAlguien dijo, con mucha razón, que para aquel que solamente dispone de un martillo como única herramienta, todos sus problemas se convierten en clavos. Don Mariano consiguió memorizar 200 temas y por tanto, superó la oposición a registrador de la propiedad y lo que ha hecho desde que llegó a la Moncloa, es tomar buena nota de lo que pasa. No es un hombre de acción, ni tiene una visión global, ni la capacidad de análisis necesaria para tomar decisiones en situaciones cambiantes y complejas. Para eso tiene a un grupo de colaboradores, algunos bastante competentes, pero como buen registrador, se limita a tomar buena nota de sus opiniones.

Tal vez por esa razón, durante las últimas semanas, no han dado tregua a Don Mariano. No le conceden un minuto de  tranquilidad y sosiego para leer las páginas deportivas de los diarios, con el rigor y la profundidad que requiere el análisis incisivo de los pases de Messi, Neymar y Ronaldo. Todo el mundo critica lo que hace y muy especialmente, lo que no hace. No hay político, periodista o taxista que no haya vilipendiado a Don Mariano. Incluso algunos enanos de su propio partido —y una enanita— se han crecido en las últimas semanas, cuestionando su liderazgo.

Rajoy marcaLo cierto es que pese a haber ganado la oposición a registrador de la propiedad, Don Mariano es bastante despistado, puesto que no supo llevar ningún registro del origen, los receptores y los donantes de los abultados sobres que circulaban por las sedes del Partido Popular (PP) desde el año 1990. Es verdad que Don Mariano no derogó ninguna de las ocurrencias del anterior gobierno de “Zapo”, como la ley de memoria histórica, la de violencia de género, la del aborto para  menores de 16 años,— aunque la corrigió—los  papeles para todos, la ley de “matrimonialización” de homosexuales y lesbianas y otras mariconadas, pero también es cierto que no transfirió ninguna competencia a Cataluña —tal vez porque ya no quedaba ninguna por transferir— y por tanto, en algo hay que valorar su gestión.

Dicho sea de paso, la «violencia de genero» —como casi toda la criminalidad y violencia que sufre hoy España— es un problema relacionado con la inmigración extraeuropea, principalmente sudamericana y norteafricana, que solamente puede ser solucionada mediante una repatriación masiva de los extraeuropeos irregularmente regularizados por los gobiernos de “Ansar” y “Zapo”. La ley de violencia de género, solamente ha servido para multiplicar exponencialmente las denuncias falsas.  Así pues, la invasión extraeuropea, ha obligado al ejecutivo a promover “leyes extraeuropeas”, para contener la criminalidad extraeuropea.

Volviendo a la figura de Don Mariano, hay que decir a su favor que tampoco se le ve tendencia al favoritismo y a la corrupción, ni se observa el desmedido afán de lucro que mostró el insignificante “Ansar” desde el mismo momento que pisó la Moncloa. El registrador ha hecho lo que se podría esperar de un registrador y por tanto, no entiendo a qué vienen esas críticas a su labor, puesto que toma buena nota de todo lo que sucede, aunque para hacerlo, no necesite un despacho tan grande. Las protestas ciudadanas por el gigantesco paro y el desastre económico y social ocasionado por la inmigración masiva, las ha solucionado convenientemente mediante la “ley mordaza”, supongo que sabiamente asesorado por el ministro de interior, ese beato de verbo feroz, que va a misa a diario y condecora a santos y santas con idéntico fervor.

No olvidemos que los dirigentes españoles siempre han gobernado por la gracia de alguien. Los antiguos monarcas —incluido el difunto general Francisco Franco— gobernaron por la gracia de Dios y así se podía leer en las antiguas monedas. Don Mariano gobierna por la gracia de “Ansar”, quien a su vez, gobernó por la gracia de “Don Manuel”. Cuando fulanito gobierna por la gracia de menganito, tal vez no sienta una legitimación suficiente para la toma de decisiones importantes, o incluso drásticas, que a veces pueden ser  necesarias. Si además, las gruesas lentes impiden una visión global y la capacidad de gestión se limita a los pases en el Estadio Bernabeu, sin conocimientos básicos de macroeconomía, geoclimatología, demografía, genética, biología racial e higiene racial, pues entonces deslumbrará al mundo mundial con sus incisivos artículos en El País, como el artículo del pasado día 12 de Octubre, sobre las bondades de la multiculturalidad, la enriquecedora inmigración masiva extraeuropea y la enternecedora “economía con alma”.

En un país con el índice de criminalidad más alto de Europa y la población carcelaria más alta del continente desproporcionadamente integrada por extracomunitarios, donde los inmigrados roban el cobre del AVE, dejándolo varado en la vía, cortan los cables telefónicos y arrancan la señalización de las autopistas, roban las vacas y las descuartizan in situ, se llevan las cosechas (aceite, almendras, naranjas, manzanas, etc.) en camiones. Incluso se llevan las cosechas de aceitunas, que arrancan de los árboles, dejando el olivo inservible. Furtivos micológicos rumanos  saquean los montes, llevándose todas las setas y hongos. Bandas balcánicas asaltan las viviendas con los parroquianos dentro, propinándoles mortales palizas. Ni siquiera el enrejado de ventanas protege los chalets, que son arrancados de cuajo, llevándose todo el mobiliario en camiones.

Con el índice de paro más alto de Europa y el hundimiento de los salarios, consecuencia de la inmigración masiva, los altísimos impuestos confiscatorios y la desbocada deuda pública, generada por la necesidad de mantener a ocho (8) millones de bocas extraeuropeas y balcánicas; con un feroz yihadismo, ocasionado por la inmigración afro-pakistaní, el maltrato a las mujeres —como es sabido, la violencia de genero es un problema relacionado con la inmigración extraeuropea— todo ello aderezado con las cuchilladas que propinan las bandas latinas y los moros en las escuelas y discotecas, por no hablar del embrutecimiento social y la destrucción étnica y cultural… y lo peor es que la llegada de millones de afroasiáticos, afrocaribeños y amerindios está corrompiendo totalmente al lumpen-proletariado español, formando multitud de bandas mixtas, dedicadas a la criminalidad. A la vista de los datos policiales y criminológicos, se puede afirmar que la inmigración descontrolada y brutal fomentada por los políticos corruptos, ha embrutecido y empobrecido totalmente la sociedad.

rajoy con mando1Pequeñas menudencias sin importancia. Nada de eso se aprecia desde el coche oficial al que se subió Don Mariano hace ya 34 años, ni desde la burbuja en la que vive desde entonces. Son pequeños detalles de menor importancia, que como digo, el letrado registrador ya ha solucionado convenientemente mediante la ingeniosa y oportuna “ley mordaza” y la, según él, fabulosa “economía con alma”, según sus propias palabras en el precitado artículo de El País. Si Usted, querido lector, quiere entender por qué los españoles sufren una de las cargas impositivas más altas de Europa y a cambio, reciben contraprestaciones y servicios sudamericanos, puede leer el artículo: “Somos los hispanos de Europa”, firmado por Don Mariano el pasado día 12 de octubre en El País.

Entre otras perlas,  afirma que “Gracias a esta Hispanidad sin fronteras… somos una sociedad multicultural. España es uno de los principales destinos de la migración mundial: convivimos en armonía con más de 130 nacionalidades diferentes. Así somos mejores…en España viven al menos dos millones y medio de latinoamericanos… se sienten españoles, al igual que ecuatorianos, colombianos, bolivianos, o peruanos. Aposté por conseguir en la UE la retirada del visado Schengen  para los colombianos y peruanos…y haré lo mismo para los ecuatorianos”

Como es sabido, para decir o escribir tonterías, hay que ser tonto o pensar que los demás lo son y tras una primera lectura, no tuve claro a cuál de las dos categorías pertenece Don Mariano, por lo que hube de leer el artículo una segunda vez. Tras esa segunda lectura, caí en la cuenta de que Don Mariano pertenece a la misma categoría que los presidentes de gobierno que hemos sufrido desde la transición, esto es Adolfo Suárez, Felipe González, “Ansar” y  “Zapo”. Con ligeras variaciones, todos ellos se ajustan al mismo perfil. Son “letrados” educados en España, sin conocimiento de idiomas, sin experiencia profesional en el sector privado, ni experiencia internacional fuera del país, más allá de la actividad política nacional. Su única especialidad consiste en redactar  leyes que no se ajustan a derecho, porque recordemos que «el derecho» se basa en el sentido común y en la tradición y gran parte de las leyes que se publican en el BOE van en contra del sentido común y la tradición y por tanto, no se ajustan a derecho.

Esperemos que Don Alberto, ese chico de Ciudadanos, ate corto a este ignorante a partir del 20 de diciembre, porque este registrador esta empecinado en borrarnos del mapa europeo y colocarnos en el Caribe y va camino de conseguirlo. Los índices comparativos de deuda, pobreza y criminalidad del que en su día fue un bonito país siguen ahí, pero incrementados desde que tomó posesión de ese enorme despacho. Como ministro del interior en el gobierno de “Ansar”, contribuyó a embrutecer y empobrecer este bonito país, llenándolo de moros, negros, judíos, mulatos y mestizos, situando a España en algún lugar del Atlántico, no muy lejos de Venezuela.

Para colmo, otorgar la nacionalidad española a afroasiáticos de etnia judía, es una falta de respeto hacia la población española, que —mediante encuestas y sondeos de opinión— ha mostrado su deseo histórico de que salgan inmediatamente del país todos los camitosemitas judíos asentados en España. Esa acción trapera impulsada por políticos originarios de la orilla sur del Mediterráneo (moriscos y judíos) del Partido Popular (PP) y del PSOE, muestra igualmente la total desconexión entre estos dos partidos políticos y los electores españoles.

En ese sentido, es imprescindible modificar la ley electoral, de forma que los españoles puedan elegir directamente a políticos que prioricen los intereses de España y de los españoles. Muchos políticos actuales son de origen camito-semita y están embarrados con la comunidad judía nacional e internacional y por tanto, conviene sustituirlos cuanto antes por políticos de origen español, que procedan a su repatriación, previa retirada de la nacionalidad y el permiso de residencia. Se trata de modificar las leyes, al objeto de facilitar la salida del país de todos y cada uno de los moriscos y judíos asentados en España, pero no hacia otro país europeo u occidental, sino hacia su medio ambiente natural, en el norte de África y Oriente Medio.

Mariano con judíosLo más angustioso del artículo escrito por Don Mariano, es que probablemente lo habrán leído otros políticos europeos y se habrán dado cuenta del grado de ignorancia, atolondramiento  y falta de visión europea y global, que caracteriza a muchos políticos españoles. Gracias a esa “economía con alma” aplicada por el gobierno de Don Mariano, España ha recibido ocho (8) millones de semianalfabetos procedente del tercer mundo, de los cuales solamente trabajan un millón y medio (1,5) y además en labores de bajísimo valor añadido. Gente que abarrota los centros penitenciarios y no produce casi nada, pero consume enormes recursos educativos,  sanitarios, sociales y asistenciales y como resultado de esas enormes cantidades de dinero consumidas, no queda dinero para invertir en el desarrollo tecnológico del país y en la creación de empresas, con lo que  cientos de miles de españoles de origen, con carreras científicas e ingenierías, tienen que abandonar el país para buscarse la vida en otros países europeos que solamente admiten a gente bien preparada.

Lo semejante atrae a lo semejante y este país, durante los últimos años, ha tenido en política a  lo peor de la sociedad, que nos ha traído al país a lo peor del planeta, convirtiendo a España en un vertedero orgánico, mientras lo mejor del país, la gente cualificada, se tiene que marchar al extranjero expulsada por Don Mariano & Co. Por tanto, Don Mariano, tras repartir miles de pasaportes españoles entre la judería, comparte ahora columna en El País con el oberkapo judeo-marroquí Isaac Querub. El primero para escribir bobadas y el camitosemita para despotricar a gusto contra españoles y europeos, como lo hacen sus pares desde el Dagens Nyheter/Expressen en Suecia, Le Monde en Francia, The New York Times en USA y desde otros miles de periódicos, agencias de noticias, productoras cinematográficas, revistas y canales de radio y televisión, controlados por la judería asentada en Occidente.

Desde que el Grupo Prisa entró en problemas de liquidez  y en marzo del 2010 dio entrada en su accionariado a los judíos norteamericanos de Liberty Acquisitions Holding Corp/Berggruen Holdings, —con nada menos que un 45-46%, ampliable al 57,7%— el otrora fiable diario madrileño ha dado un giro de 180% a su línea editorial y se ha convertido en el panfleto propagandístico de la judería en España. Tras despedir a todos los buenos profesionales “antisionistas” —incluidos los caricaturistas— da ahora vergüenza leer sus nauseabundos editoriales y sus artículos tendenciosos y engañosos, pro-Israel y  pro-inmigración masiva y acabará desapareciendo como diario, porque los españoles y los europeos están ya hasta el gorro de la desinformación y la manipulación camitosemita.

Como digo, desde que Don Mariano —de nuevo a espaldas de los españoles y en contra de los intereses de España— se dejó aconsejar por “el trepa Gallardón” y decidió regalar pasaportes europeos a miles de judíos sefardíes, comparte ahora columna en El País con el oberkapo de la judería en España, Isaac Querub, de tal modo que mientras el registrador alaba las bondades de la multiculturalidad, la inmigración afrocaribeña y otras estupideces, el oberkapo recrimina a los españoles desde El País, por “la censura antisemita del festival Rototom” a un sionista radical. Naturalmente, Don Mariano tiene también barra libre en la Cadena SER (Grupo Prisa), para comentar los pases de Messi.

Foto aguirre-gallardon QuerubEs conveniente que la Unión Europea (UE) y Estados Unidos (USA) busquen fórmulas conjuntas para conseguir reubicar a los trece (13) millones de camito-semitas judíos hoy asentados en Occidente de los cuales, esos siete (7) millones asentados en USA, han convertido a New York en el tumor maligno, desde donde los judíos envenenan ideológicamente a todo Occidente. Conviene reubicarlos cuanto antes en su medio ambiente natural, en el norte de África y Oriente Medio. Su presencia en Europa y Occidente desde hace siglos, está impulsando la inmigración masiva, la desintegración y la ruina de Europa/Occidente y hay que buscar una solución conjunta y un entendimiento entre la Unión Europea (EU) y EE.UU. (USA)  para su reubicación definitiva en su medio ambiente natural en el norte de África y Oriente Medio y convendría hacerlo cuanto antes. De lo contrario, los camitosemitas judíos acabarán destruyendo la sociedad europea, del mismo modo que ya han destruido la sociedad norteamericana.

Medios comunicacion2La lectura del artículo de Don Mariano, publicado en El país, muestra claramente que carece de conocimientos básicos sobre macroeconomía, geoclimatología, demografía, genética, biología racial e higiene racial y además, y esto es lo verdaderamente preocupante, tampoco tiene ningún interés por adquirirlos. Estamos por tanto ante el típico individuo que «no sabe y no sabe que no sabe» y ese tipo de personas son extremadamente dañinas en puestos de responsabilidad. Su ignorancia, ha embruteciendo y empobrecido el país, sumiéndolo en un avanzado proceso de tercermundialización y todo ello, lo ha hecho Don Mariano de forma totalmente inconsciente, puesto que a juzgar por el artículo, estamos ante un inconsciente de solemnidad.

En ese artículo del pasado día 12 de octubre, reconoce que, como Ministro del Interior con “Ansar”, fue responsable de la política de “papeles para todos” que ha hundido el país. Por tanto, el Ministerio Fiscal puede actuar de oficio contra él si así lo desea, ahora o en el futuro, cuando pierda la inmunidad parlamentaria. En cualquier caso, el grado de ignorancia y atrofia mental que se deduce de su artículo del pasado día 12 de octubre en El País, hace aconsejable que abandone cuanto antes la política activa. Como es sabido, los funcionarios tienen muchísimas ventajas en este país. Pueden abandonar su puesto de trabajo y volver al cabo de 35 años como si tal cosa. Conviene, por tanto, que Don Mariano salga cuanto antes de ese enorme despacho en la Moncloa y regrese al despacho de registrador que nunca debió abandonar. Es preciso que lo haga cuanto antes, puesto que de continuar, acabará destruyendo el país.

16 de diciembre de 2015

El debate de “las dos Españas”

 mapasespanaEl debate de anteayer entre don Pedro y Don Mariano, fue un debate entre “las dos Españas”, sobre las que tantos libros se han escrito y tantos quebraderos de cabeza han dado, a lo largo de la historia, a los habitantes de este país. Como es sabido, España solo hay una, pero desde hace 500 años coexisten en este país dos grupos étnicos de carácter, temperamento, comportamiento, inclinaciones y prestaciones totalmente incompatibles. Por una parte, los españoles de origen europeo y por otra parte, los individuos procedentes de la orilla sur del Mediterráneo, que, con el pedigrí falsificado, viven en Europa desde hace 500 años (moros, judíos e indo-pakistaníes “gitanos”).

El indolente y flemático D. Mariano, típico celta gallego, llegó al debate con todos los datos memorizados, del mismo modo que en su día memorizó 200 temas para aprobar la oposición a registrador de la propiedad, pero se encontró de frente al camito-semita (morisco) don Pedro, que venía con el machete enfundado, dispuesto a repartir inmisericordes machetazos. Como buen camito-semita, don Pedro cree tener la razón y en su temperamental avidez por transmitirla, interrumpió repetidamente al adversario, propinándole golpes bajos morunos, que pillaron desprevenido al celta, haciéndole perder la compostura.

sanchez-rajoy 2En el debate se manejaron algunos datos, pero por alguna razón que todos conocemos, no se dio en el clavo, tal vez porque el clavo era demasiado grande para los pequeños martillos que don Pedro y Don Mariano llevaban en el bolsillo y prefirieron dedicarse a otros asuntos más digeribles por los televidentes.

Desde el primer post en este blog, el día 14 de abril de 2012, bajo el título La crisis en España, vengo señalando, con la objetividad que se merecen los lectores como Usted, las medidas que ha de tomar un gobierno en España para dar un giro de 180° al proceso de tercermundialización en el que está incurso el país. En el post, Inmigración masiva y crisis bancaria de fecha 28.05.2012, incidí especialmente en el problema de la inmigración masiva y sus devastadores efectos socioeconómicos; el descompensado sistema productivo español y los perversos efectos del peculiar sistema electoral. El día 08.08.2012 en el post España e Italia, pasajeros negligentes del autobús, subrayé en dos líneas el objetivo de España; mientras que en el post: Garrotazos a porrillo, volví a incidir el día 21.12.2012 en la inviable situación socioeconómica del país y las urgentes medidas a tomar. A un año cumplido de mi primer post y viendo las equivocadas medidas socioeconómicas aplicadas por Don Mariano y su gobierno, —a espaldas de los ciudadanos y en contra de los intereses de España y de los españoles—, apunté mi profecía de fecha 15.04.2013 en la última sección del post La dedocracia extractiva, que me permito reproducir a continuación:

“Como habrá deducido el lector, estas reformas no van a venir por iniciativa de la actual clase política, pues nadie esta dispuesto a pegarse un tiro en el pie, abandonando un sistema extractivo que otorga pingües ventajas al que lo controla. Personalmente, creo que las reformas vendrán de la mano de alguna/as de las muchas asociaciones, plataformas y pequeños  partidos políticos extraparlamentarios, que sin duda acabarán organizándose y obteniendo financiación. A medio-largo plazo no descarto nuevos actores en la escena política, tal vez algún partido político emergente, integrado por técnicos, ingenieros, científicos, pequeños empresarios, en definitiva ciudadanos normales y corrientes, no contaminados por la actual dedocracia sistémica y en cambio, crispados y exasperados por la situación económica y política. Los pocos españoles que todavía trabajan, no pueden continuar soportando el nivel impositivo de Dinamarca y las prestaciones de Uganda, durante más lustros o más décadas”.

Esa profecía se cumplió con bastante precisión, al igual que las demás que vengo apuntando desde el principio en este blog,  para que luego digan que los macroeconomistas acertamos mejor prediciendo el pasado…

Lean igualmente el post del año 2012 en la sección libros: Las autonomías y el regionalismo nacionalista, donde apunté con meridiana exactitud las medidas a tomar para reconducir la fantochada catalana y constaten el progresivo deterioro socioeconómico e ideológico de esas provincias españolas, hasta alcanzar el grado de putrefacción en que se encuentran actualmente. Siguiendo con un somero repaso a mis apuntes en este blog, el día 02.06.2014 apunté por enésima vez en el post: Los iletrados de la moqueta y el coche oficial las tres medidas que a mi entender, debería tomar de inmediato el gobierno de Don Mariano y que reproduzco a continuación:

1) Retirar la nacionalidad y el permiso de residencia a los ocho (8) millones de sin papeles extraeuropeos y balcánicos, irregularmente regularizados por los políticos corruptos, para que salgan ordenadamente del país, en dirección a sus países de origen.

2) Equiparar la Constitución Española al resto de países de nuestro entorno, eliminando el demencial y ruinoso enmaraño autonómico y recentralizando el país, con un solo parlamento, un único sistema educativo y una única lengua oficial. El que lo desee, podrá naturalmente estudiar otros lenguajes regionales, pero financiados de su bolsillo en clases particulares, como en el resto de países de nuestro entorno.

3) Reformar la ley electoral, de forma que los españoles puedan, en distritos electorales, elegir directamente a sus representantes políticos. Eso acabará casi totalmente con la corrupción a todos los niveles. Los políticos estarán encantados de servir a los ciudadanos y de modificar las leyes en esa dirección, en lugar de servirse de los ciudadanos como hacen ahora, y otro tanto ocurrirá con el Aparato del Estado, que se auto-reorientará hacia el servicio a los ciudadanos, en lugar de servirse de los ciudadanos mediante leyes extractivas, como ocurre en la actualidad.

De cara a las próximas elecciones generales, esas son las tres medidas básicas que resolverán, desde mi punto de vista, los atolladeros prioritarios que tiene planteados el país, incluida la desbocada criminalidad, el insufrible paro, la corrupción generalizada y el descerebrado secesionismo, proporcionando una solución global a los actuales problemas del país. Como ya he apuntado en otros artículos, los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, son en realidad dos sistemas extractivos ligeramente diferenciados, por lo que los españoles deberían, a mi entender, rastrear entre la flora de nuevos partidos emergentes, aquel que incluya al menos esos tres puntos en su programa electoral. El primer punto es prioritario, pero han de incluir los tres (3) puntos conjuntamente, pues de lo contrario, supondría sentarse en un taburete con una o dos patas”.

Desde aquel post, han surgido dos nuevos actores en la escena política, pero la situación política española en este momento, con cinco (5) partidos políticos de centro izquierda y ningún partido liberal-conservador, supone un caso único en Europa, aunque refleja perfectamente la situación étnico-socioeconómica del país. A juzgar por lo que los mismos partidos dicen representar, España tiene en este momento dos partidos de centro (PP y Ciudadanos) y tres partidos de base ideológica marxista (PSOE, Podemos, IU) pero ningún partido liberal, ni conservador. Con los cinco (5) partidos políticos ideológicamente encuadrados en la mitad izquierda del espectro político, España es ciertamente, un caso único en Europa Occidental y como digo, se corresponde bastante bien con la singular situación étnica y socioeconómica del país.

En el plano étnico-demográfico, España, con diecisiete (17) millones de extraeuropeos dentro de sus fronteras (el 36% de la población total) tiene el índice de población de color (no blanca) más alto de Occidente, solamente superado por EE.UU. (USA). Como es sabido, la gente de color asentada en Europa, vota siempre al marxismo/socialismo. Ese sesgo a la izquierda, se corresponde igualmente con el proceso de empobrecimiento y tercermundialización originado por el sistema productivo español y la inmigración masiva semianalfabeta, procedente del tercer mundo.

Lo cierto es que desde un punto de vista meramente socioeconómico, España no necesita en absoluto dos partidos de centro y tres partidos marxistas, como tampoco necesita en absoluto 17 millones de extraeuropeos dentro de sus fronteras, puesto que no olvidemos que España es un país europeo, por ubicación geoclimática, pero no por población. Por tanto, si el objetivo es el bienestar social de los treinta (30) millones de ciudadanos españoles, es más que suficiente con tener un partido de centro y uno o dos partidos liberal-conservadores. Liberal en tanto garante de las libertades individuales y colectivas y conservador  en lo relacionado con los valores y tradiciones occidentales. El partido de centro muy bien podría ser Ciudadanos, puesto que tienen propuestas interesantes y renovadoras y el Sr. Alberto Rivera tiene las ideas claras y sabe expresarlas, aunque le falta algo de experiencia y destreza, por lo que tiene por delante unos años de rodaje. Durante ese periodo irá controlando mejor su excesiva expresividad corporal y sus gesticulaciones. Los partidos de ideología marxista/socialista solamente existen en Europa en la medida en que los judíos norteamericanos y europeos controlan los medios de comunicación.  En el momento en que los trece (13) millones de judíos asentados en Occidente sean reubicados en su medio ambiente natural en el norte de África y Oriente medio,  también desaparecerán los partidos marxistas/socialistas, que para lo único que sirven es para esclavizar y empobrecer a los europeos y fomentar la inmigración masiva hacia Europa.

judios 2Con riesgo de parecer reiterativo, tengo que volver a incidir en la base de los problemas económicos españoles, ignorados por la miopía ideológica y la ignorancia de Don Mariano y de esos otros ilustres iletrados, que vienen desgobernando España desde hace décadas. El actual sistema productivo español, resuelve los problemas de ocupación de Ecuador, Colombia, Marruecos Pakistán, Perú y Bolivia, pero no los de España. En cinco años, —entre los años 2002-2007— España creó 4.300.000 puestos de trabajo, pero fueron empleos de nula cualificación, bajísima productividad y bajos sueldos, que fueron ocupados por individuos procedentes del tercer mundo. Empleos subalternos propios de un país tercermundista, que se aprestaban a ocupar trabajadores procedentes de países tercermundistas, que se supone necesitarían viviendas, como  producto final de un sector de bajísima productividad. Como hemos sabido, fue un modelo económico basado en la rapiña y la codicia de políticos mayoritariamente de origen camito-semita, asentados en España.

La gigantesca oferta de mano de obra inmigrada de baja cualificación, ha hundido los salarios en los trabajos y profesiones de baja cualificación, mientras que ha concentrado la riqueza en las clases favorecidas, con lo que la otrora pujante clase media casi  ha desaparecido, por la dispersión salarial en ambos extremos. Por tanto, estamos ante una política inmigratoria perversa y letal para el país, implementada por sinvergüenzas y “okupas” de la política, a espaldas de los ciudadanos españoles y parece lógico deducir, que es necesario modificar lo modificable en la actual legislación, de forma que los ocho (8) millones de inmigrantes salgan ordenadamente del país cuanto antes y todos los gastos que su estancia ha ocasionado a los contribuyentes españoles, les sean detraídos a los políticos que los regularizaron, mediante el embargo de sus salarios, cuentas y propiedades, hasta cubrir la totalidad de los costes ocasionados por la inmigración y en esos costes, además de la manutención, habría que incluir los importes relacionados con el desproporcionado índice de criminalidad inmigrante, costes policiales, judiciales y penitenciarios, relacionados con la inmigración masiva.

16 de diciembre de 2015

Solo los turistas, ven el cielo despejado en España

 Madrid tourist spain flag

El Partido Popular (PP) dice haber creado mucho empleo según la EPA (Encuesta de Población Activa)  pero no se de donde han sacado las cifras, porque en el 4º trimestre del 2011 había 18.2 millones de ocupados y en el mismo trimestre del año 2015 había 18.0 y durante ese periodo,  la población activa ha disminuido en 541.000 personas, en su mayoría porque han emigrado.   Además,  para obtener cifras reales de empleo, hay que utilizar un procedimiento que mida los empleos «a tiempo completo equivalente» que filtre, por ejemplo, los empleos de 10-15 horas semanales y en ese caso, en el año 2015 habría entre 400.000-500.000 empleos menos que en el año 2011, con un número de horas trabajadas, muy inferior, en torno al 10-20% inferior al año 2011.

La economía tampoco crece al ritmo del 3,4%, como afirman los del  Banco de España y el Instituto Nacional de Estadística, sino al 2,2%. El desfase entre ingresos y gastos públicos (déficit en porcentaje del PIB) sigue anclado en torno al 6% y la deuda pública ha aumentado en 300.000 millones desde que llegaron los de Don Mariano, superando ahora ampliamente el billón (1.054,000). Ningún país occidental había mostrado jamás un incremento semejante en un periodo tan corto. En ocho años, (2007-2015) la deuda ha aumentado en 700.000 millones de €. Semejante deuda es impagable y los intereses probablemente se convertirán en un cepo en el futuro. Endeudarse en cuatro euros para crecer un euro de PIB, nos lleva a la ruina. Además, Don Mariano  ha liquidado la caja de las pensiones y la de la Seguridad Social, como un niño liquida la caja de los caramelos.

Afortunadamente, el precio del petróleo todavía sigue por los suelos y Draghi sigue  imprimiendo billetes, pero cuando cambien las tornas, la quiebra estará servida, porque la actual situación es insostenible. Como vengo diciendo desde hace cuatro años, antes o después, España tendrá que elegir entre la salida de los ocho (8) millones de “sin papeles”, o la salida del Euro y a continuación voy a explicar por qué:

Cola Inem 1Pese a abrasar a los asalariados españoles con los impuestos más altos de Europa y endeudarse en los mercados en esa precitada cantidad, el dinero obtenido por el gobierno de Don Mariano por ambos conceptos, no es suficiente para mantener a cuarenta y siete (47) millones de bocas y de ahí que en el año 2015, las personas en situación precaria ascendían a 14 millones, mientras que el número de individuos en situación de pobreza severa, superaba los 3 millones.  Descontados los tres (3) millones de funcionarios, solamente hay quince (15) millones de cotizantes —muchos de ellos con cotizaciones simbólicas por sus bajos salarios— que no pueden de ninguna manera  mantener a 47 millones de bocas, de las cuales, tres (3) millones son, como digo,  funcionarios muy bien remunerados. De los ocho (8) millones de sin papeles irregularmente regularizados, solamente trabajan 1,5 millones. El resto vive de ayudas, subvenciones y subsidios, o lo que es lo mismo, de los impuestos que les son detraídos a los trabajadores españoles.

Así pues, nos encontramos con una situación doblemente perversa. A espaldas de los ciudadanos españoles y en contra de los intereses del país,  millones de inmigrantes extraeuropeos fueron regularizados por los políticos corruptos del gobierno de “Ansar” y de “Zapo”, para proveer de mano de obra barata a los constructores “donantes”. Casi todos esos inmigrantes extraeuropeos, están hoy en el paro y sin ninguna posibilidad de obtener un empleo, ni hoy,  ni en el futuro y el dinero para su manutención se detrae de los sueldos de los trabajadores españoles, pese a que, según el historial de encuestas realizadas desde el año 1996, los españoles de origen jamás aceptaron la inmigración y en su mayoría, desean que los inmigrantes salgan inmediatamente del país.

Cola Inmigrantes 1Por esa razón, vengo diciendo desde mi primer post en este blog hace 3,5 años, que la primera medida que debía haber tomado el Partido Popular (PP) al obtener la responsabilidad de gobierno, era retirar la nacionalidad y el permiso de residencia a los ocho (8) millones de sin papeles extraeuropeos y balcánicos irregularmente regularizados por los políticos corruptos, pese a que Don Mariano era Ministro del Interior en aquel gobierno de “Ansar”, que regularizó a millones de extraeuropeos para proveer de mano de obra barata a los constructores “donantes”.

No hubiese sido ningún drama retirar la nacionalidad y permiso de residencia a los ocho (8) millones,  para salir ordenadamente del país en dirección a sus países de origen, máxime teniendo en cuenta que, según las encuestas, el 90 % de la población española dice estar hasta el gorro de los inmigrantes extraeuropeos.

zapatero con inmigrantesPara que usted amigo lector, se haga una idea de la actual situación socioeconómica en España, con un ejemplo proporcionalmente equivalente, es como si Alemania hubiese abierto las fronteras de par en par, regularizando a dieciséis (16) millones de semianalfabetos  procedentes del tercer mundo, de los cuales, solamente trabajan tres (3) millones y para mantenerlos, el gobierno alemán hubiese subido los impuestos al límite a los contribuyentes alemanes y puesto que esa medida no alcanzaría para alimentar tantas bocas, el país germano se estuviese endeudando a un ritmo de 250.000 millones €/año. No le quepa la menor duda de que los alemanes —que casi todos ellos saben sumar, restar, multiplicar y dividir—  hubiesen asaltado el parlamento y la sede del  gobierno y los hubiesen sacado a patadas.

Entonces, ¿por qué no ocurre eso en España? ¿Por qué el gobierno y los parlamentarios no han sido sacados a patadas, si han hecho exactamente lo mismo? Para entenderlo, hay que observar quien controla los medios de comunicación en España. El control de los medios de comunicación españoles está en muy pocas manos y no reflejan la realidad objetiva, ni las tensiones sociales que están a flor de piel. Debido al tradicional bajo nivel de lectura en España, casi ningún periódico, revista o medio de comunicación puede sobrevivir únicamente con los ingresos de sus lectores y suscriptores y dependen de las ayudas, subvenciones y publicidad del Aparato del Estado, las administraciones públicas, comunidades autónomas y por supuesto de la publicidad del sector privado. Por tanto, han de plegarse a grupos de interés, con lo que la autocensura está servida. Como es sabido, por una parte los dos partidos políticos (PP y PSOE) que impulsaron y regularizaron la inmigración masiva y por la otra, las empresas que se beneficiaron de esa mano de obra barata, son los mismos que sostienen económicamente a los grupos de comunicación españoles.

El tema de la inmigración masiva es tabú, incluso a la hora de diseñar las encuestas y sondeos de opinión. El 90% de la población española esta en contra de la inmigración, pero los sondeos de opinión son diseñados para medir otros parámetros, como por ejemplo “la inseguridad ciudadana” “el Paro” “la sanidad”, “el terrorismo” “la violencia machista” “la vivienda”, que como sabemos, están directamente relacionados con la inmigración masiva. Sin inmigración masiva, no existiría inseguridad ciudadana, ni paro, ni colas sanitarias, ni violencia machista, ni terrorismo, ni carencia de vivienda.

Cuando alguna empresa privada realiza una encuesta o sondeo, utilizando cuestionarios objetivamente diseñados, como las que realiza Gadeso, se observa que ya en el año 2008, el 60% de los españoles tenía una opinión negativa de los inmigrantes “legales” y el 70% de los “ilegales” (El Mundo 05/06/2008) y esa opinión negativa se ha disparado en los últimos años, de modo que en noviembre de este año 2015, la encuesta de Gadeso arroja los siguientes datos: el 82% tiene una opinión negativa de los inmigrantes, tanto legales como ilegales y el 95% opina que los inmigrantes sin trabajo deben ser expulsados de inmediato. (En Mallorca e Ibiza esa proporción aumenta al 96%.). El 97% opina que el inmigrante debe ser expulsado inmediatamente, en caso de comisión de algún delito. En cuanto a los “derechos de la población inmigrante”, solo el 10% ve positivamente la reagrupación familiar. Solo el 22% apuesta por la igualdad en el acceso a la educación y solamente el 17% está a favor de que los inmigrantes accedan a la sanidad pública en igualdad de condiciones. ¡Y estamos hablando de los inmigrantes legales! (Diario de Mallorca 30/11/2015) y (El Periódico de Ibiza el 02/12/2015).

Mariano con inmigrantesEs evidente que existe una divergencia absoluta entre lo que demanda la población española y las políticas migratorias aplicadas en España por los dos partidos políticos mayoritarios (PP y PSOE) por lo que existe, por tanto, una enorme base electoral para un partido político que priorice los intereses de España y de los españoles, facilitando la salida del país a los ocho (8) millones de extraeuropeos irregularmente regularizados por los políticos corruptos. Esos datos coinciden con los recogidos en las redes sociales, pero están a años luz de las opiniones de Don Mariano y también de la política oficial del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista (PSOE), que recordemos, fueron los promotores de los “papeles para todos”. Por esa razón, hay que apartar cuanto antes de la escena política a esos corruptos que han arruinado España y reemplazarlos por políticos que prioricen los deseos de los ciudadanos y los intereses de España y de los españoles.

A este respecto, hay media docena de partidos políticos extraparlamentarios que incluyen en su programa electoral la salida de los ocho (8) millones de extraeuropeos, tal y como señalo en el primer punto de mi propuesta, pero todavía no aparecen en los medios de comunicación y por tanto, no tienen visibilidad. Tampoco parece que haya surgido todavía el líder carismático capaz de aglutinarlos. Tal vez deberían crear algunos diarios digitales y ser algo más activos en las redes sociales…

16 de diciembre de 2015

Renunciar a los sueños y asumir la realidad

Mapa turistico España“Los que renuncian son más numerosos que los que fracasan”
Henry Ford

Viendo el otro día “al colectas” indignado en un programa de televisión, me sorprendió bastante su esquema de razonamiento, por lo que, movido por la curiosidad, me tomé la libertad de echar un vistazo a su tesis doctoral y de paso, a la de D. Iñigo Errejón. No encontré en Internet la tesis de D. Juan. C. Monedero, pero la lectura de uno de sus artículos y sus ojillos saltones, me resultaron suficientes para trazar su perfil y adivinar sus intenciones. De paso, leí también las 68 páginas del Programa económico de gobierno de PodemosUn proyecto económico para la gente”, firmado por el médico-sociólogo Vicenç Navarro y el economista Juan Torres.
Lo cierto es que ese Proyecto Económico es más bien un proyecto sociológico, puesto que en él no se habla de economía, entendiendo por economía la generación de recursos y no solamente su asignación. Dicho esto, España no puede, ni de lejos, permitirse casi nada de lo que apuntan los Sres. Navarro y Torres, puesto que para eso, la población española tendría que tener un alto nivel educativo y España debería ser sede de un enjambre de enormes corporaciones multinacionales en sectores de tecnología punta, que aportasen la base impositiva suficiente para dar soporte al pretendido proyecto social de los Sres. Navarro y Torres.
Que yo sepa, tras las sucesivas regularizaciones de ocho (8) millones de inmigrantes semianalfabetos procedentes del tercer mundo y de los Balcanes, la población residente en España es semianalfabeta en una tercera parte y el país solo tiene dos empresas de tamaño mediano en proceso de multinacionalización (Telefónica y Repsol) pero la primera funciona como un ministerio y la segunda como el Vaticano. Además, desde su privatización, pesa sobre ambas el dedo divino de la dedocracia española.

Iglesias con Navarro y TorresLos Sres. Navarro y Torres hacen referencias comparativas a Suecia y USA, pero la mayor parte de las grandes corporaciones multinacionales suecas y norteamericanas —que constituyen la base que soporta el estado de bienestar sueco y también la pujanza económica norteamericana— fueron creadas sobre patentes innovadoras a finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX, mientras que España inició su “revolución industrial” en la década de los 60 del siglo XX, esto es, con dos siglos de desfase con Inglaterra.
La incipiente industria española creció protegida por altos aranceles, que al entrar en la Unión Europea fue, por su ineficiencia y baja competitividad, casi toda ella desmantelada o absorbida por la competencia. La mayor parte de las empresas españolas, incluidas las del IBEX-35, son por tamaño comparativo, microempresas en el concierto internacional y están todas ellas en fase inicial de multinacionalización. Para entendernos, casi todas las empresas y bancos del IBEX- 35 están en la fase infantil de multinacionalización, aunque dos de ellas (Telefónica y Repsol) están en la fase juvenil. No hay ninguna empresa española que haya alcanzado la fase de madurez, en ese necesario proceso evolutivo de multinacionalización.

Me da la impresión de que los Sres. Navarro y Torres mezclan los conceptos de desarrollo y riqueza, o lo que es lo mismo, la productividad y el consumo. Para consumir, hay que ganar en la lotería, heredar o producir. Si uno opta por producir, el ingenio creativo y la productividad facilita las cosas y por regla general, suele llevar a la riqueza. Se puede llegar a la riqueza sin desarrollo, si alguien te presta dinero a bajo tipo de interés y con el dinero construyes una mansión en la playa, empleando en su construcción a un montón de “sin papeles”. Eso hizo España durante el boom inmobiliario, hasta que llegó la factura y con ella el desconcierto, la indignación, los desahucios y el pataleo de las masas anestesiadas y desinformadas, que hoy votan a Podemos. Eso suele ocurrir cuando alguien se enriquece y se empobrece súbitamente, sin conocer las causas.

Los de podemosNo deja de ser curioso el pánico que los líderes del Partido Popular (PP) y los del Partido Socialista (PSOE) tienen a los chicos de Podemos, olvidando que los gobiernos de “Ansar” y “Zapo” engendraron esta criatura, que hoy les está sacando las vergüenzas. Los políticos del PP y del PSOE no quieren reconocer su paternidad; ni tampoco las juergas e irresponsable fornicación de ellos mismos con los constructores “donantes”, lo que resultó en el consabido embarazo y posterior parto de esta monstruosa criatura antisistema, que amenaza con desmontar todo el lucrativo andamiaje construido desde la transición en los años 70 del siglo XX. Esa desorbitada expansión del sector constructor y la obra pública faraónica, con dinero prestado e inmigración semianalfabeta, extraeuropea y balcánica, solamente podía conducir a esta situación.
Una política descerebrada, —sobre la que ya advertí en enero del año 2005— pero en su momento muy rentable para los partidos políticos y las administraciones públicas, especialmente los ayuntamientos, pero que ha disparado la criminalidad y el paro; expulsado del mercado laboral a los españoles no cualificados, hundido los salarios y disparado el déficit público.

De los ocho (8) millones de sin papeles irregularmente regularizados, solamente han salido de España los que ya han “blanqueado” la nacionalidad, mientras que el resto, siguen dentro del país, contando colillas y viviendo de las ayudas, los subsidios y las subvenciones públicas.
Los políticos del PP y del PSOE, impulsores de esta bochornosa política antiespañola y antieuropea, no parecen estar por la labor de retroceder en sus pasos y retirar la nacionalidad y el permiso de residencia a esos ocho (8) millones de extraeuropeos y balcánicos, por lo que bienvenido sea cualesquier otro partido político emergente, que incluya esa ineludible política repatriadora en su programa electoral.
Lo que los gobiernos de “Ansar” y “Zapo” tal vez desconocían, es que esos ocho (8) millones de extraeuropeos, en la medida en que vayan obteniendo la nacionalidad española, votarán a la izquierda y a la extrema izquierda, como lo hacen en el resto de Europa y en América. Son, por tanto, potenciales votantes de “el coletas” y Podemos.

Como es sabido, lo semejante atrae a lo semejante. El Sr. Navarro es un médico-sociólogo humanista, influido por sus estancias en Suecia y en USA y ha recogido en su escrito lo mejor de ambas sociedades y aunque sabe algo más de economía que los ex-ministros Rodrigo Rato y Pedro Solbes, lo suyo parece ser el humanismo y la sociología.
El Sr. Torres López también tiene buenas ideas y una visión humanista de la sociedad, pero es un economista “de andar por patio andaluz” y supongo que por esa razón, sintoniza algo con “el coletas” y los chicos de Podemos. En el precitado escrito se nota más la pluma del sociólogo que la del economista, en proporción 80/20, por lo que intuyo que el Sr. Navarro tiene ascendencia moral o ideológica sobre el Sr. Torres.

Si hubiese que situar a los economistas españoles en una escala del 1 al 5, yo encajaría a D. Juan Torres López en la categoría de economistas teóricos o filosóficos y le asignaría un número 3 en esa escala y no por ser de orientación socialdemócrata, sino porque entiendo que a gran parte de los economistas españoles (formados en España) hay que situarlos en una escala entre el 3 y el 5. Hay algunos, —que se pueden contar con los dedos de una mano— que yo situaría en el número 2 de la escala, como por ejemplo el incombustible Ramón Tamames y algunos otros, como tal vez Jesús Huerta de Soto, aunque no pertenezcan a la misma escuela ideológica.
Entonces, ¿no hay números unos (1) en España? Por supuesto que los habrá, pero yo no conozco ninguno. Como es sabido, los diamantes se ven a simple vista, mientras que las piedras semipreciosas, hay que observarlas más de cerca, para poder distinguirlas.
La evolución ideológica de Don Ramón Tamames, confirma el conocido dicho popular: “la juventud es una enfermedad que se cura con el tiempo”. Fue marxista en sus años mozos, evolucionando a través de la socialdemocracia hacia el centro y hoy es liberal-conservador. Una evolución similar a la del otrora deslenguado D. Alfonso Guerra.
Por tanto, es comprensible que “el coletas” y los chicos de Podemos, digan hoy tonterías en la tele y en los mítines. Esperemos que no las sigan diciendo a los 55 años…

El desarrollo de un país, se consigue mediante el conocimiento, la innovación y la productividad y ello se logra mediante un capital humano bien formado, educado y motivado y eso excluye las tensiones étnico-sociales y el enrarecimiento socioeconómico, suscitados por la embrutecedora multiculturalidad semianalfabeta, que ha arruinado a España.
El bienestar y la riqueza se miden en productividad. Un sueco registra 7 veces más patentes que un italiano; 18 veces más que un español; 45 veces más que un portugués y 95 veces más que un griego. Las cifras para un alemán son algo inferiores: 5 veces; 13 veces; 33 veces y 68 veces. En los rankings internacionales, los PIGS (Portugal, Italia, Grecia y España) están a la cola de Europa, en el siguiente orden decreciente: calidad educativa: P-S-I-G. En calidad institucional, a la cola también, en el mismo orden decreciente: P-S-I-G. En Malversación de Fondos Públicos, también a la cola, así: P-S-I-G. Sin embargo, en despilfarro de Fondos Públicos, el orden es el siguiente: S-I-P-G.

Para que un país llegue a ser rico, necesita una población bien educada, creativa y productiva y eso no se consigue abriendo las fronteras de par en par y regularizando a ocho (8) millones de semianalfabetos procedentes del tercer mundo y los Balcanes, que añadidos a los dos (2) millones que llegaron desde la transición en los años 70, han transformado a España en un país tercermundista y las ciudades y pueblos españoles, en auténticas Calcutas. Por tanto, el primer paso será poner en la frontera a los diez (10) millones de inmigrantes extraeuropeos y a ser posible, acompañados de los políticos que los regularizaron. A continuación, hay que priorizar la educación, pero reorientándola, con menos humanistas, politólogos, sociólogos y juristas y más científicos, técnicos, ingenieros y economistas. Hay muchas y variadas formulas para facilitar el acceso a un tipo de ciclos educativos y restringirlo a otros.

Volviendo a Podemos y a las tesis doctorales de sus mediáticos dirigentes, veo que dedican las 50 primeras páginas de ambas tesis a relatar anécdotas de sus amigos, sus juergas y amistades varias. A continuación, la tesis doctoral de “el coletas” es un tratado de desobediencia en todas sus formas y matices. Su tesis rebosa de frases y términos tales como acción desobediente, formas de confrontación, acción global, desobediencia, enfrentamientos, protestas, movilizaciones, movimientos antisistémicos, acción colectiva,… por lo que deduzco que, de no haber ido a la universidad, “el coletas” sería hoy un “proletario encabronado”, pero la universidad, lo ha reconvertido en “anarquista antisistémico”.
¿Y qué decir del impúber intelectual D. Iñigo Errejón? A lo largo de sus 655 páginas demuestra que conoce el gobierno del M.A.S. boliviano al dedillo, pero si he de elegir, prefiero que las experiencias indigenistas y los conocimientos adquiridos en Bolivia, los aplique en Venezuela, Ecuador, Nicaragua o cualquier otro país sudamericano, pero no en España. A juzgar por el contenido de su tesis, este chico parece más inteligente que “el colectas”, por lo que a medida que amplíe su horizonte intelectual, irá evolucionando y no me sorprendería que a los 50 años fuese liberal-conservador, lo que algunos periodistas desorientados suelen definir como “extrema derecha”.
Ahora bien ¿Cómo han podido obtener un doctorado estos chicos, escribiendo semejante bazofia? Mis interrogantes se disiparon al ver el perfil del director de tesis de ambos doctorandos, D. Heriberto Cairo Carou, que por su ideología y por su aspecto físico, parece el hermano gemelo de Karl Marx.

heribertoEl rector de la Universidad Complutense de Madrid D. José Carrillo, es hijo de marxista/bolchevique, de los de armas tomar, al igual que también parece serlo el progenitor de “el coletas”, aunque este último, de los de mazmorra sufrir. En cualquier caso, a juzgar por las prestaciones de estos chicos, parece evidente que hay que tomar medidas de inmediato para revertir la degradación y el bajísimo nivel académico de esa institución universitaria, que desafortunadamente, se ha convertido en foco de anarquistas, marxistas y haraganes antisistema. Un primer paso en esa dirección podría ser desmontar el peculiar sistema de oposiciones español, que permite a los mediocres del país convertirse en funcionarios empleados de por vida, cobrando el doble y rindiendo la mitad que los empleados en el sector privado y no estoy pensando en los funcionarios universitarios, sino en los funcionarios en general.

Asesorado por estos chicos, no es de extrañar que el otrora pujante país venezolano —o si se quiere, bolivariano—, esté hoy totalmente quebrado y además, absolutamente desmoralizado, en los planos ideológico y social. El problema de Venezuela es similar al de Brasil y al de otros países centroamericanos, que también hemos visto en Sudáfrica, Zimbabwe y otros países con población minoritaria europea.
Durante décadas se fue consolidando en Venezuela una gigantesca brecha socioeconómica entre tres grupos étnicos diferenciados: por una parte los emprendedores y empresarios de origen europeo, que acabaron conformando la élite del país y por otra parte, la población mayoritaria, conformada por población afrocaribeña y amerindia, que se quedaron ambas estancadas en la ignorancia y la pobreza. Obsérvese que he dicho “se quedaron”, porque la autoestima y la iniciativa personal son a menudo los resortes que determinan las prestaciones de un individuo.

En cualquier caso, fue un error político por parte de los gobiernos de Carlos Andrés Pérez y Rafael Caldera el no haber utilizado los ingresos petrolíferos para priorizar y potenciar la educación y el bienestar de esas masas desfavorecidas y de paso diversificar la infraestructura productiva venezolana, —que desafortunadamente es hoy un monocultivo petrolero— en lugar de tolerar la tremenda fractura étnico-social que impulsó el populismo bolivariano de Hugo Chávez y su inflexible política económica, basada en la ineptitud, que ha hundido el país.

El Sr. Nicolás Maduro, ese hombretón de 1.90 m, demostró saber conducir y controlar un autobús, pero los vaivenes coyunturales y las cotizaciones de los mercados de materias primas, parecen estar fuera de su control.
Es evidente que desea lo mejor para las clases desfavorecidas de su país, pero no sabe como conseguirlo, a juzgar por los paupérrimos resultados. Las recetas del Sr. Monedero para Venezuela —y por las que parece haber obtenido suculentos honorarios—, parecen haber consistido en «quitar a los ricos imperialistas y capitalistas, para repartirlo entre los pobres».
Esa receta es bien conocida, pero suele conducir a que el primer grupo desaparece y solo queda el segundo, como también hemos visto en Cuba. Mi receta es justamente la contraria, consistente en «lograr que los pobres se conviertan en ricos imperialistas y capitalistas». Venezuela tiene, en principio, recursos humanos y materias primas suficientes para conseguir ese objetivo, al menos a largo plazo. ¿Pero, cómo se consigue eso? No es difícil, pero la respuesta no la tiene esa irreverente camarilla de agitadores que militan en Podemos. Con esos, no se puede, Sr. InMaduro…

12 de febrero de 2015

La necesaria reforma del sistema educativo español

España euroEs evidente que el sistema educativo español, al menos en lo que respecta a las ciencias sociales, jurídicas y humanísticas, es un fracaso, en la medida en que ha fallado en su faceta de educar a los estudiantes. Se supone que se va a la universidad a adquirir conocimientos y valores, pero también a aprender a pensar de forma adecuada y en éste último aspecto, las facultades humanísticas españolas, incluidas las jurídicas, han fracasado totalmente y ahí tenemos a lumbreras como “Ansar”, Rato, Blesa, “Zapo”, Solbes y una larga lista de ilustres juristas, que han dejado huella en el país, supongo que con la mejor intención. No se puede decir lo mismo de las ciencias exactas, sanitarias e ingenierías, donde los profesionales españoles gozan de merecido prestigio internacional. Lo cierto, es que existe una desproporción entre el tipo de estudios que ofrecen las universidades españolas y las verdaderas necesidades del país y esta incongruencia la viene arrastrando España desde el siglo XIX.

FacultadRecordemos que hasta el comienzo de la revolución industrial, iniciada en Inglaterra a mediados del siglo XVIII, —y no se inició allí por casualidad, sino por su abundancia de agua y carbón, la materia prima de las maquinas de vapor— la mitad norte de España estaba a un nivel de desarrollo similar o superior al de Inglaterra y en todo caso, superior a los países escandinavos. Hasta entonces, la agricultura había supuesto la base de la economía de los países europeos y en España el agua era un bien limitado en la mitad sur del país y el carbón, —de calidad media, inferior a la británica—, solamente era accesible en Asturias, a un precio de extracción superior al británico.
En el siglo XIX y comienzos del XX, un millón de suecos emigraron a USA, debido a las dificultades para vivir decentemente en Suecia. La revolución industrial, aunque con bastante retraso, se extendió rápidamente por los países septentrionales europeos, puesto que la manufactura y la producción en espacios cerrados, se complementaba muy bien con su desfavorable climatología, mientras que la benigna temperatura meridional, favorable a la vida al aire libre, retrasó enormemente el proceso industrializador en el sur de Europa.

Podríamos decir que la revolución industrial supuso la “salvación económica” de los países septentrionales europeos y la ruina comparativa de los países meridionales, en la medida en que éstos no se engancharon a tiempo al tren industrializador y a los enormes ingresos asociados al incremento del valor añadido, propio de la fabricación manufacturera.
Ese enorme valor añadido asociado a la fabricación y las manufacturas en los países septentrionales repercutió naturalmente en la rápida alfabetización y la extensión de la escolarización gratuita y posteriormente, la especialización y optimización de los procesos productivos y consecuentemente, un mayor bienestar social comparativo. Todo ello se tradujo en la creación de unidades productivas, a menudo basadas en inventos y patentes, que serían el embrión de las empresas industriales, que posteriormente evolucionarían hacia las enormes corporaciones multinacionales que hoy conocemos.
España no participó de ese proceso industrializador, en parte por su benigna climatología, permaneciendo durante dos siglos descolgada del bienestar socioeconómico de que gozaron los países septentrionales del continente. Ello supuso, también en el plano militar, las humillaciones a manos de sus tradicionales enemigos, Inglaterra, Francia y posteriormente también EE.UU. (USA). La humillación de Gibraltar es un claro ejemplo del desfase industrial y tecnológico español, impensable si España hubiese seguido la paridad industrial, tecnológica y militar con sus vecinos, Alemania, Inglaterra y Francia. De haber sido así, EE.UU. (USA) no se hubiese atrevido a arrebatar a España todas sus colonias en el año 1898.
El desarrollo científico precede al técnico y no es casual la actual dependencia tecnológica española. Si hoy España fuese una potencia científica y tecnológica, también sería una potencia nuclear de primer nivel, con tecnología nuclear propia, misiles nucleares y submarinos atómicos e Inglaterra no estaría ocupando un trozo del territorio español, ni estarían los macacos gibraltareños oteando el estrecho, que recordemos, ha sido y es, el punto estratégico más importante del mundo.

Como es bien sabido, el enorme incremento del valor añadido asociado a la fabricación en serie, permitió a los países septentrionales el enorme salto cualitativo en bienestar social y esos superávits fueron invertidos preferentemente en educación, de tal modo que los países escandinavos —excepto Finlandia— ya habían eliminado totalmente el analfabetismo a finales del siglo XIX. Recordemos que en 1887, el 54,2 % de los varones y el 74,4% de las mujeres españolas eran analfabetas. Como he dicho, la ciencia precede a la técnica y si el desarrollo científico es escaso, también lo será el técnico. Las escuelas de ingeniería surgieron en España a mediados del siglo XIX, pero sus promociones eran escasísimas para las necesidades del país.

En los años 30 del siglo XX, una tercera parte de la población española era analfabeta. En esas condiciones, la incipiente democracia no era posible y el anarquismo, las revueltas, el secesionismo, el marxismo bolchevique y el fanatismo anticlerical, hicieron inevitable la guerra civil y la posterior dictadura, que, pese a lo que digan “Zapo” y compañía, erradicó el analfabetismo, extendió las infraestructuras por todo el país e inició la industrialización sobre la que se fundamentó una clase media, anteriormente inexistente.
Los errores cometidos a partir de la transición en los años 70 son bien conocidos y ya los he comentado en algún otro artículo, en los que he incidido en lo que supone la cercanía de España al continente africano y el histórico flujo de elementos afroasiáticos (moros, judíos, gitanos) sin hábitos de trabajo, ni tradición manufacturera, ni industrial, ni tecnológica, que han supuesto históricamente un lastre insalvable para España y también para el resto de países meridionales del continente europeo, que en las últimas décadas han sufrido una invasión masiva descontrolada, proveniente del tercer mundo.

Es evidente que hay que reducir a la mitad o a una tercera parte las plazas estudiantiles en ciencias sociales, humanísticas y jurídicas y duplicarlas o triplicarlas en ingenierías, ciencias exactas y ciencias económicas y empresariales, que son el tipo de conocimientos que necesita España y que optimizan, catapultan y finalmente enriquecen a un país.
España necesita emprendedores y empresas tecnológicas, que ofrezcan productos y servicios de alto valor añadido y menos constructores “donantes”, camareros, recolectores de invernaderos y empleadas de hogar y no necesita en absoluto locutorios, tiendas de quincalla china, chiringuitos pakistaníes, bares afrocaribeños, Top Manta, ni gitanos rumanos.
Hay que criminalizar retroactivamente el asentamiento de extraeuropeos, para que salgan ordenadamente los ocho (8) recientemente regularizados, comenzando por los dos (2) millones de norteafricanos y pakistaníes y los 300.000 chinos. Como ya apunté en mi artículo “China despertó y el mundo tembló”, el 13/09/2012, que aparece en la sección libros, los inmigrantes chinos, —auténtica plaga de langosta socioeconómica—, están genéticamente configurados para vivir y negociar con los chinos en China y no aquí.
España ha de ir modificando sucesivamente su tradicional sistema productivo y es un proceso a largo plazo, que comienza por una modificación del sistema educativo y esa ha de ser la máxima prioridad de cualquier gobierno, independientemente de su color u orientación ideológica. Se trata de realizar una revolución educativa como la que hizo en su día Corea del Sur, pero al estilo europeo.

Al igual que ocurre en las universidades del norte de Europa, es muy importante que para acceder a una universidad en España sea imprescindible un buen conocimiento oral y escrito del idioma inglés, de modo que gran parte de los libros de texto puedan ser ofrecidos en ese idioma y pueda existir un intercambio de profesorado con otras universidades anglosajonas y del norte de Europa. Eso evitaría el tener una desproporcionada cantidad de profesores marxistas fanatizados, que no han viajado más allá de Paracuellos del Jarama.
Una facultad ha de educar a los individuos constructivamente en el civismo colectivo, la iniciativa colaboradora y el patriotismo, como ocurre en USA y en Japón. La universidad que produce juristas envilecidos, dedicados a la política del mangoneo y politólogos resabiados, enfocados en el anarquismo desintegrador, el fanatismo antisistema y el marxismo retrógrado, ha fallado totalmente en su objetivo y debería ser remodelada o incluso desmanteladas las facultades que no cumplan su objetivo, puesto que resulta muy caro para la sociedad mantener ese tipo de sistema educativo. En el Ranking mundial, aparecen en los primeros puestos Harvard, Standford, Berkeley… y España aparece entre el nº 150 y el 200, con la Universidad de Barcelona y después la de Madrid entre los 300 primeros… y así sucesivamente. Es interesante notar el contraste entre la pulcritud y limpieza de las escuelas técnicas superiores y las pintadas y el graffiti de la facultad de “el coletas” & Co.

Interior c. pol.Recordemos que tras la liberación por USA de la ocupación japonesa en 1945, Corea del Sur era un país de campesinos analfabetos, sin apenas urbanitas y uno de los países más pobres del mundo, pero como buenos imitadores, aprendieron de los norteamericanos la importancia de la educación. El país acometió una drástica revolución educativa que en 60 años lo ha elevado al podio de la OCDE, arrebatando a Finlandia el primer puesto mundial. Lo han copiado todo de Occidente, como antes lo hicieron Japón y ahora China y las empresas surcoreanas se han extendido como un pulpo por todo el planeta. Los automóviles, motos, electrodomésticos y electrónica de consumo están por todas partes. Además de experimentar la mayor transformación social de la historia, ello se ha traducido también en un profundo sentimiento patriótico, similar al norteamericano, alemán o japonés. Para el surcoreano, la vida es competición y la formación y educación es el medio para lograrlo.
En España hemos recorrido el camino inverso y para rematarlo, los políticos corruptos han abierto las fronteras de par en par a las masas analfabetas procedentes del tercer mundo, de modo que desde la transición en los años 70 han entrado diez (10) millones de extraeuropeos semianalfabetos, de los cuales ocho (8) millones en la última década, convirtiendo a España en un país de semianalfabetos yihadistas, afrocaribeños, amerindios, chinos y pakistaníes, que viven casi todos del cuento y de los pocos españoles que todavía trabajan. En definitiva, un país invadido, quebrado y empobrecido por políticos mediocres, con una población desesperada, que ha puesto sus esperanzas en “el coletas” y los bolcheviques de Podemos.

12 de febrero de 2015

Estructuras de descontrol

EspañaEspaña es un país muy antiguo, pero relativamente joven en términos democráticos. Tras una corta experiencia de anarquía y caos suscitada por el analfabetismo de los años treinta del siglo XX, el país emergió en los años 70 de un largo paréntesis autoritario, pero desafortunadamente, sigue todavía sufriendo esos vestigios, en forma de una dedocracia autoritaria, donde casi todo se hace a dedo y además, de forma natural, por pura inercia. La transición no se ha completado todavía. Sin sistemas de control independientes, muchas de las decisiones de los organismos públicos y de algunas empresas privadas, derivan hacia el descontrol y la desmesura. Sirve de muy poco que el país tenga tantos catedráticos de estructura económica y al mismo tiempo, casi todos los políticos son letrados, o si se quiere, iletrados, que para el caso que nos ocupa, es lo mismo.
Nos encontramos, por tanto, ante un país falto de tradición democrática y privado de los sistemas de control propios de las democracias consolidadas. No existen todavía organismos, ni mecanismos, ni sistemas de control independientes; sino que los profesionales de la política, el Aparato del Estado y los organismos públicos actúan con casi total impunidad, —al amparo de una legislación heredada del anterior sistema autoritario— sin ningún tipo de responsabilidad aparente y sin tener que dar cuentas a casi nadie, conscientes de la total y absoluta impunidad que puedan suponer los errores de bulto que puedan ser cometidos.
La mayor parte de los casos de corrupción, irresponsabilidad, ineptitud, incompetencia, abusos o caciquismo, podrían haber sido detectados y corregidos a tiempo si existiesen los mecanismos de control independientes que ya existen en otras democracias avanzadas, con lo que la incompetencia e irresponsabilidad por parte de políticos, funcionarios, organismos públicos y entidades privadas, habrían sido detectados y corregidos a tiempo y en su caso, sancionados antes de llegar a los tribunales, evitando la desmesura y el absoluto descontrol que nos ha llevado a situaciones socioeconómicas y sociopolíticas kafkaianas, que además de desmembrar la sociedad y finalmente colapsar los juzgados, nos han llevado a la total y absoluta ruina.

ZapoAl no existir ningún tipo de supervisión, ni control; la ineptitud gestora, el nepotismo, la incompetencia y la corrupción política y pública, gozan de un amplio margen de maniobra, gracias en parte, al tradicional bajo nivel educativo de la población española, agravado con la entrada e irregular regularización de ocho (8) millones de semianalfabetos, extraeuropeos y balcánicos.
Sin sistemas de control independientes, lo que en un principio eran simples irregularidades o anomalías, pasan por un dilatado proceso de descomposición y al final han de ser los jueces y un sistema judicial imperfecto y falto de recursos, el dique de contención donde se amontonan los residuos putrefactos, los torrentes de aguas infectas y los ríos contaminados de diferente caudal, que muy bien podían haber sido detenidos, depurados, saneados o reconducidos en una fase previa, antes de alcanzar el grado putrefacto al que suelen llegar a los juzgados. No estoy hablando de más leyes punitivas, que aparezcan en el BOE y nadie lee y a nadie interesan, sino de organismos de gestión independientes, que hagan su trabajo.

Ansar 3

Caso de existir esos sistemas de control independientes, los juzgados podrían dedicarse a otros menesteres y no estarían hoy colapsados por los casos de corrupción política e institucional, que disgregan la sociedad, desazonan a los ciudadanos y transmiten una pésima imagen al exterior.
Es por tanto, necesario, crear mecanismos de control independientes, como los ya existentes en otros países de nuestro entorno, con recorrido democrático más dilatado.
Estamos hablando de organismos independientes, con facultades interventoras y sancionadoras, al que cualesquier persona física o entidad jurídica se pueda dirigir con sugerencias, quejas, denuncias, propuestas, u opiniones relevantes, facilitando de ese modo el que conductas irresponsables, actividades corruptas, decisiones abusivas o comportamientos caciquiles, puedan ser atajados, corregidos y en su caso sancionados en fase inicial, evitando así el largo proceso corrosivo que acaba dañando el tejido socioeconómico del país y la confianza de los ciudadanos en las instituciones y en “el sistema”, dando lugar a partidos políticos “antisistema”. Gran parte de los casos que aparecen en las portadas de los periódicos, habrían sido ya depurados antes de llegar a los juzgados.
Como ya he apuntado en otros artículos de este blog y es bien conocido y mal digerido, en una década se construyeron más viviendas en España que en todos los países de la Unión Europea juntos y han sido regularizados, irregularmente, más inmigrantes extraeuropeos y balcánicos (8 millones) que en USA y el conjunto de la Unión Europea. Ante un descontrol tan descomunal y semejante desmesura, la crisis también ha sido proporcional y por tanto, de efectos equivalentes. Pero obsérvese que los políticos causantes de esta desmesurada crisis, “Ansar”, “Zapo” y sus ministros, ni siquiera han sido imputados, tras arruinar totalmente el país y convertirlo en un país tercermundista en todos los ámbitos; económico, social y étnico. En solamente trece años, han transformado un país europeo occidental en una gigantesca Calcuta y a parte de sus ciudadanos en mendigos. Faltan por tanto, sistemas de control que detecten y corrijan los desmanes a priori y en su caso, depuren las responsabilidades a posteriori…

12 de febrero de 2015

Los iletrados de la moqueta y el coche oficialEspaña

En época preelectoral, el gobierno de Don Mariano rebosaba de optimismo y lo sigue haciendo, pero los datos internacionales no apoyan en absoluto ese entusiasmo y las estadísticas comparativas en lo que respecta a España, son tozudas, mostrando una caída en picado de todas las variables de bienestar social y un aumento igualmente dramático de las criminológicas. Se ha desplomado la renta per cápita, la eficiencia y la productividad y también el nivel educativo, e incluso la transparencia y la libertad de prensa. En definitiva, han caído todos los índices socioeconómicos y en cambio, han aumentado dramáticamente los índices de criminalidad, especialmente los asaltos a viviendas, que ascienden a 126.000/año y los robos con violencia, que han aumentado un 49% en el último año, hasta copar los primeros puestos de Europa. España ha caído en picado en todos los rankings, e incluso países africanos y sudamericanos nos superan ya en varios índices comparativos de bienestar social.

En los aspectos micro y macroeconómicos, España va camino de una lenta y dolorosa devaluación interna. La inmigración masiva, además de disparar el paro y el índice de criminalidad, también ha hundido los salarios y cuando los españoles sean más pobres, con sueldos y pensiones más bajas, la producción será relativamente más barata. Como país de bajos precios, con productos y servicios baratos para el consumo interno y para la exportación, podrá ser más competitivo, pero a costa del empobrecimiento generalizado de la población.
Durante las últimas tres décadas, ninguna nación de Europa occidental se ha acercado al 20% de paro, pero España ha superado ese porcentaje once veces durante el mismo periodo. Lo que para los políticos de otros países es inconcebible, para los políticos españoles es perfectamente normal y en gran parte debido, como ya he apuntado en otros artículos de este blog, al peculiar sistema electoral que los españoles vienen sufriendo desde la transición, que les impide elegir directamente a sus representantes políticos.

En definitiva, un país sumido en un virulento proceso de tercermundialización, a medio camino entre Europa y Venezuela, que además muy bien podría desembocar en una implosión similar a la de los años treinta. Ante el lógico descontento, la cólera y el rechazo ciudadano traducido en protestas y demostraciones, a Don Mariano y sus inoperantes colaboradores se les ha ocurrido la poco original idea de proponer una ley, bautizada con la no menos ingeniosa denominación: “Ley para la Protección de la Seguridad Ciudadana”, con la que pretenden desmantelar el estado de derecho, violando la libertad de expresión y el derecho de manifestación; amordazando, criminalizando y penalizando la ineludible contestación social.
¡Que poco han leído y que poco han viajado estos iletrados del Partido Impopular (PP)!

Como lleguen a tramitar ese panfleto, los españoles van a añorar la Venezuela de Maduro y la Rusia de Putin. En definitiva, este rancio sistema dedocrático, nos lleva de un extremo a otro en la perversa escala del desgobierno, pasando de ser desgobernados por una banda de iluminados, a serlo por aprendices de autócratas.
Pocos ciudadanos españoles se han salvado de la quema, provocada por los pirómanos de la moqueta y el coche oficial. Ya he comentado en otros artículos que los políticos, como letrados que son en su mayoría, no saben crear riqueza, pero saben gastarla y lo hacen a través de un ingenioso procedimiento consistente en regularlo todo, para lo cual hay que fabricar leyes, muchas leyes. El Aparato del Estado, más que entidad gestora, es una gigantesca factoría de leyes, decretos y reglamentos, ingeniosamente redactados para extraer dinero de los contribuyentes, creando indefensión. Aproximadamente 13000 nuevas leyes salen cada año de la factoría estatal —1083 leyes cada mes— que aparecen en el BOE y nadie lee, ni a nadie interesa, en un país con un alto porcentaje de abecedetos, anestesiados y desinformados.

Ya he apuntado en otros artículos lo que supuso en su día la creación de empleos propios de un país tercermundista, ocupados por trabajadores procedentes de países tercermundistas, de bajísima productividad, que necesitaban viviendas producidas por un sector de baja productividad, financiadas por entidades bancarias gestionadas por políticos, hipnotizados por los bajos tipos de interés ofrecidos por el Banco Central Europeo.
La inmigración masiva y el insufrible índice de paro, son la consecuencia inevitable del modelo económico español, consecuencia a su vez, del modelo político que los españoles vienen sufriendo desde la transición a mediados los años 70.
Como es bien sabido, la mayoría de los políticos españoles son licenciados en derecho (letrados) y por tanto, carecen de visión global y de capacidad de gestión. No saben generar riqueza, ni promoverla, pero saben gastarla y lo hacen mediante su especialidad, consistente en diseñar leyes ingeniosamente redactadas para extraer recursos de los contribuyentes y al mismo tiempo, crear indefensión, cuando éstos pretenden hacer valer sus derechos.
No se trata, por tanto, de servir a los ciudadanos, sino de servirse de ellos y para desempeñar tan noble tarea, utilizan el Aparato del Estado, compuesto de casi tres (3) millones de funcionarios, empleados de por vida. Mientras no sea modificada la ley electoral, de forma que los ciudadanos puedan elegir directamente a sus representantes en distritos electorales, tendremos que convivir con esta inmoral dedocracia y su errada legislación, redactada y diseñada para servirse de los ciudadanos, en lugar de dar servicio a éstos.

Tendremos que soportar las absurdas consecuencias de todo tipo de decisiones arbitrarias a espaldas de los ciudadanos, como la devastadora y embrutecedora inmigración masiva; un índice de criminalidad desbocado; la carga impositiva más alta de Europa y las prestaciones sociales más bajas del continente. La electricidad, el teléfono, Internet y las comisiones bancarias más altas de Europa, como el índice de paro y el déficit público, ambos por las nubes; el índice de corrupción por las nubes también, mientras la productividad y los salarios por los suelos. La cohesión nacional también por los suelos, pero en cambio, los cafres del nacionalismo regionalista campando a sus anchas.

El gobierno de Don Mariano comenzó con buen pie y buenas intenciones, pero desafortunadamente, es rehén de un perverso sistema administrativo ya heredado, generador de inevitables tensiones sociales, que difícilmente va a poder ser modificado mediante criterios autocráticos, emanantes de la actual estructura política. Lo cierto es que ya han transcurrido 40 años desde el año 1975 y es un recorrido suficientemente largo para haber ido modificando y flexibilizando la estructura autócrata del estado, si hubiese existido una mínima voluntad política. Ese modelo político sirvió en su momento, pero debiera haber sido retocado sucesivamente desde entonces, en la medida en que la sociedad también ha evolucionado.

En su lugar, estamos estancados con una corte de políticos, en su mayoría licenciados en derecho y por tanto, sin capacidad de gestión, sin visión global, ni conocimientos económicos, ni técnicos, ni científicos, que lo regulan todo con intenciones extractivas, amparados en un sistema electoral nepotista y corruptor, que priva a los españoles del control efectivo de la política nacional.

Repito que la consecuencia directa de esta anomalía electoral, es toda una legislación y reglamentación ingeniosamente diseñada y redactada para favorecer a la clase política, a algunas grandes empresas privatizadas y al Aparato del Estado, éste último convertido en un gigantesco sistema extractivo, compuesto por un ejército de funcionarios empleados de por vida, leales a la clase política y corporativamente escindidos del resto de la población, cuya misión, en muchos casos, no es servir a los ciudadanos, sino servirse de éstos. No quiero generalizar, pero lo cierto es que el cometido de muchas instituciones públicas, consiste en extraer rentas y recursos, para lo cual disponen de una maraña legislativa ingeniosamente diseñada por la clase política, para crear indefensión en los contribuyentes que intentan hacer valer sus derechos.

No olvidemos que gran parte de los ocho (8) millones regularizados viven de los ayuntamientos y de las ayudas públicas, o lo que es lo mismo, de los impuestos que los políticos retraen a los pocos contribuyentes españoles que todavía trabajan. Parece que existe un consenso mediático en ignorar ese dato clave, como si fuese tabú, cuando es justamente el germen del desastre. En otras palabras, los políticos han convertido a España en una gigantesca ONG; un Caritas Internacional, con los salarios por los suelos; los impuestos por las nubes y con el índice de criminalidad más alto de Europa. Como ya he apuntado, los robos con violencia han aumentado un 49% en el último año, alcanzando una cifra de 126.000 asaltos a viviendas por año. En lugar de poner “al trepa Gallardón” a hacer algo de provecho, como retirar la nacionalidad y el permiso de residencia a los ocho (8) millones, para que salgan ordenadamente del país, Don Mariano ha endosado a Don Cristóbal la innoble tarea de abrasar a los españoles con impuestos. Una tarea extremadamente difícil incluso para un contable como Don Cristóbal, esto es, lograr que trece (13) millones de cotizantes —descontados los tres (3) millones de empleados públicos— mantengan a cuarenta y siete (47) millones de habitantes.
Naturalmente, como era de esperar, los trabajadores españoles sufren ahora los impuestos más altos de la OCDE. Tras las últimas subidas, el trabajador español dedica casi la mitad de sus ingresos a impuestos, el mismo nivel que Suecia o Finlandia, con la diferencia de que la renta de esos países duplica la española. Dicho sea de paso, la compraventa de un piso en Suecia tributa al 0% y la de una casa o chalet al 1,5%, mientras que los sufridos españoles pagan el 7 – 8% en Impuesto de Transmisiones. Otro de los muchos latrocinios que los españoles soportan de buena gana, por desconocimiento.
En el año 2013, el coste de las cotizaciones sociales en España era un 35% superior a la media de la OCDE y entre los años 2006 y 2012 los impuestos al ahorro han aumentado un 80%. Si a ello añadimos toda clase de impuestos y tasas sobre la vivienda, vehículo, impuestos especiales, impuestos indirectos y al consumo, el trabajador solamente dispone de aproximadamente el 43% de sus ingresos brutos. Vivir y trabajar hoy en España significa exponerse al expolio y al latrocinio. Incluso los jubilados europeos, especialmente ingleses y alemanes abandonan el país a cientos de miles, abrasados por los impuestos y la altísima tasa de criminalidad.

Todas esas ayudas, subsidios y subvenciones a la inmigración masiva, —que han contribuido a disparar el déficit público y colocar a España al borde de la quiebra— no les son descontados del sueldo a los políticos que los regularizaron, sino a Usted, querido lector. Los políticos, se han enterado de la debacle por la prensa, puesto que viven en una burbuja, totalmente aislados del resto de la población. Casi todos los políticos que han creado esa crisis gigantesca y le han arruinado a Usted, siguen hoy viviendo de Usted. Y lo peor es que Don Mariano y Don Cristóbal suponen que los problemas socioeconómicos de España se solucionan abrasando a impuestos a los sufridos trabajadores españoles, extrayendo de éstos hasta el último céntimo.

Vengo diciendo desde el primer artículo en este blog en el año 2012, que trece (13) millones de cotizantes —dieciséis (16) millones, de los cuales tres (3) son empleados públicos— no pueden seguir manteniendo a 47 millones de habitantes durante mucho tiempo y que la situación es insostenible. Financiar la presencia en España de ocho (8) millones de sin papeles procedentes del tercer mundo y los Balcanes, es muy caro y España ha pasado de tener un nivel de deuda pública inferior al 40% en el año 2007 a casi el 100% del PIB en la actualidad.
El nivel de deuda asumible por un país no es el mismo para todos. El nivel asumible por un país de bajo nivel educativo como España, no es el mismo que el asumible por Canadá o por Corea del Sur, puesto que depende, entre otras variables, de la capacidad para devolverla, o lo que es lo mismo, de la capacidad de crecimiento de la economía. El nivel de deuda de España en estos momentos esta cercano al nivel de descontrol y la única forma de bajarlo, es mediante la capacidad de crecimiento y no veo ninguna posibilidad de que la economía española crezca significativamente en los próximos veinticinco años.
Durante estos dos años desde mi primer post en este blog, Don Mariano ha tenido tiempo más que suficiente, para poner “al trepa Gallardón” a hacer algo de provecho, como por ejemplo, retirar la nacionalidad y el permiso de residencia a los ocho (8) millones de sin papeles extraeuropeos y balcánicos irregularmente regularizados por los políticos corruptos, de forma que pudiesen regresar ordenadamente a sus países de origen. Exactamente lo que se hace en Alemania, Inglaterra y en el resto de países civilizados. Esos ocho (8) millones unidos a los nueve (9) millones de extraeuropeos que ya había en el país, completan la cifra de aproximadamente diecisiete (17) millones de extraeuropeos residentes actualmente en España, la cifra más alta de Europa. Pretender que España sea un país europeo y competitivo, con 17 millones de extraeuropeos dentro de sus fronteras, equivale a desconocer los principios básicos de la geoclimatología, la genética y la biología racial y por esa razón, estoy escribiendo los siete (7) libros de esta serie, donde expongo las decisiones que debería de tomar Europa, si desea recuperar el liderazgo mundial. Aunque no lo parezca, se hará un gran favor a esos diecisiete (17) millones —en su mayoría, moros, moriscos, judíos y gitanos— ayudándoles a regresar a su medio ambiente natural, en la orilla sur del Mediterráneo.
Es, desde mi punto de vista, más que imprescindible, vital, establecer el concepto de nacionalidad europea, de forma que únicamente personas de origen europeo, puedan obtener y conservar la nacionalidad europea y el derecho a permanecer en Europa. Se trata de trasmutar la catastrófica y embrutecedora ideología multicultural de origen camito-semita (judía) difundida por la ONU-UNESCO tras la II Guerra Mundial, por criterios científicos, basados en la geoclimatología, la genética y la biología racial, de modo que la nacionalidad europea esté en todos los casos ligada al origen étnico del poseedor, algo que por otra parte es de lo más natural y lógico y que nos ahorraría todos los problemas que viene arrastrando el centro y norte de Europa desde el final de la II Guerra Mundial y en el caso de España, Italia y Balcanes, desde hace varios siglos.

Los parámetros políticos, económicos, étnicos y sociales son fácilmente medibles y cuantificables y sobre ellos escriben los periodistas que saben captar las inquietudes de la población y se les permite reproducirlas, pero la crisis que atraviesa España es múltiple y más profunda de lo que algunos creen, pues es una crisis de valores y de identidad nacional, donde las bases integradoras que se supone deberían conformar la estructura social e ideológica de un país, han sido literalmente demolidas y gran parte de los ciudadanos se sienten desamparados y traicionados por unos políticos auto-elegidos en listas electorales cerradas y bloqueadas, que solo se representan a sí mismos. Dicho lo anterior, España tiene, a mí entender, tres objetivos, que resumidos por orden de prioridad, serían los siguientes:

1) Retirar la nacionalidad y el permiso de residencia a los ocho (8) millones de sin papeles extraeuropeos y balcánicos, irregularmente regularizados por los políticos corruptos, para que salgan ordenadamente del país, en dirección a sus países de origen.

2) Equiparar la Constitución Española al resto de países de nuestro entorno, eliminando el demencial y ruinoso enmaraño autonómico y recentralizando el país, con un solo parlamento, un único sistema educativo y una única lengua oficial. El que lo desee, podrá naturalmente estudiar otros lenguajes regionales, pero financiados de su bolsillo en clases particulares, como en el resto de países de nuestro entorno.

3) Reformar la ley electoral, de forma que los españoles puedan, en distritos electorales, elegir directamente a sus representantes políticos. Eso acabará casi totalmente con la corrupción a todos los niveles. Los políticos estarán encantados de servir a los ciudadanos y de modificar las leyes en esa dirección, en lugar de servirse de los ciudadanos como hacen ahora, y otro tanto ocurrirá con el Aparato del Estado, que se auto-reorientará hacia el servicio a los ciudadanos, en lugar de servirse de los ciudadanos mediante leyes extractivas, como ocurre en la actualidad.

De cara a las próximas elecciones generales, esas son las tres medidas básicas que resolverán, desde mi punto de vista, los atolladeros prioritarios que tiene planteados el país, incluida la desbocada criminalidad, el insufrible paro, la corrupción generalizada y el descerebrado secesionismo, proporcionando una solución global a los actuales problemas del país. Como ya he apuntado en otros artículos, los dos partidos mayoritarios, PP y PSOE, son en realidad dos sistemas extractivos ligeramente diferenciados, por lo que los españoles deberían, a mi entender, rastrear entre la flora de nuevos partidos emergentes, aquel que incluya al menos esos tres puntos en su programa electoral. El primer punto es prioritario, pero han de incluir los tres (3) puntos conjuntamente, pues de lo contrario, supondría sentarse en un taburete con una o dos patas. La aparición de “el coletas” en la escena política, muestra el hartazgo y la cólera reprimida en amplias capas sociales, pero por favor no le voten la próxima vez, porque convertiría a España en una estepa siberiana.

Estos y otros muchos asuntos, los desarrollaré en profundidad en mi próximo libro: España, lejos de Escandinavia y cerca de África.

2 de junio de 2014

 

 

 

One thought on “España

  1. This post and many other on your website are very interesting.
    You should show your content to bigger audience. There is a big chance
    to go viral. You need initial boost and visitors will flood your website in no time.
    Just search in google for: Juuri13 viral effect

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *