Libros

Visión general del pasado, presente y futuro de Occidente en su contexto global.

Hace unos años, en mis ratos libres, comencé a plasmar sobre el papel algunas ideas sobre el pasado, presente y futuro de Europa y de Occidente, inquietado por la evolución sociológico-demográfica que está experimentando, o tal vez debería decir sufriendo, Europa y Occidente desde la II Guerra Mundial.

La novedad de esta obra, si la comparamos con otros libros temáticos sobre contenidos similares escritos en Europa en las últimas décadas, consiste en dar una visión global de la actual situación de Europa y de Occidente, incluyendo por primera vez variables tales como la historia, la religión, la sociología, la psicología, la genética, la biología racial, la macroeconomía, la geoclimatología, la ecología y  la demografía, algunas de ellas consideradas estancas y generalmente no relacionadas entre sí, pero que encajan perfectamente, como las piezas de un puzzle y ayudan a entender la compleja situación socioeconómica en la que estamos inmersos y con la que muy pocos europeos están familiarizados. Todos ellos campos del conocimiento humano que explican, separadamente, partes circunstanciales del planeta, pero que relacionados y considerados en su conjunto, nos dan una visión global y una perspectiva muy esclarecedora del momento histórico en que nos encontramos. Su lectura ayudará a entender por qué hemos llegado a la situación histórica en la que nos encontramos y a donde nos dirigimos, y sobre todo, donde nos podríamos encontrar dentro de 30 años si no damos un giro de 180º a la interesada ideología sociopolítico-multicultural que nos ha sido sibilinamente impuesta desde la II Guerra Mundial, que esta desintegrando y descivilizando el continente europeo y que, resignadamente, algunos están empezado a asumir como propia.

En un principio, pretendía escribir un corto ensayo de unas 200 páginas, pero lo cierto es que a medida que he ido profundizando en un tema tan apasionante, el ensayo se ha ido extendiendo de tal forma que en este momento supera ya las 1200, por lo que deberé dividir el trabajo en varios libros. Además, desde que empecé a escribir, parece ser que el mercado de la distribución editorial ha cambiado sensiblemente, por lo que he decidido descartar los canales editoriales tradicionales y optar por la distribución en formato digital. En ese sentido, en el mes de abril del 2012 puse en marcha esta página Web, en parte para publicar algunos pequeños artículos relacionados con el ensayo y también como una especie de globo sonda, para captar la reacción y opiniones de los lectores. A este respecto tengo que decir que tal y como me esperaba, los lectores parecen apreciar la información objetiva y sincera, libre de condicionantes y de dependencias, lo que indicaría que mis libros podrían ser bien acogidos por los lectores deseosos de una información libre de las correcciones políticas distorsionadoras que tanto daño están haciendo a la población europea.

Como digo, el ensayo es voluminoso, por lo que he decidido dividirlo en siete libros en formato digital (ebooks) que estoy retocando y que pretendo ir colgando en una página Web, que podría ser esta misma u otra creada al efecto, además de utilizar futuros canales comerciales de distribución digital o convencional. Los libros no van a ser gratuitos, dado que me ha tomado mucho tiempo escribirlos y tendré que obtener algún tipo de compensación por una obra informativa que además de ser única e inédita, no va a dejar indiferente a quien la lea, especialmente a los lectores angloamericanos, desconocedores de sí mismos y de su propia historia, pero hábiles redactores de la historia de los demás. Su precio, no obstante, va a estar en la línea de los libros digitales que se comercializan en la actualidad y por tanto, muy asequible a cualquier lector interesado en este tipo de información. A continuación pueden ver el título e índice preliminar de los siete (7) libros digitales y el extracto de un capítulo de cada uno de ellos.

1. La división geoclimática del planeta

Portada big 60 La división geoclimática

Índice
Inicio del viaje de norte a sur, desde Escandinavia hasta Sudáfrica
La Europa septentrional
Desde la Europa septentrional hacia el sur
Europa central
Alemanes
Franceses
Europa meridional
Españoles
Italianos
Los Balcanes
El Islam
Los musulmanes y el desierto
El desierto
El comportamiento organizativo en las empresas islámicas
Los otomanos
Serbia / Kosovo
Grecia
Los camito-semitas
El Magreb
Irán
Egipto
Afganistán
La época colonial
Arabia Saudí
Irak
Árabes y musulmanes de los emiratos
Un paraje inhóspito
Israel / Palestina
África negra
La colonización de África, un error descomunal
La esclavitud
Los negros, etnia sin escritura ni historia
Democracia à la africana
La transferencia cultural y tecnológica
Criminalidad africana en Europa
Final del viaje de norte a sur
Sudáfrica

La división geoclimática del planeta
Este es el primero de una serie de siete libros digitales (ebooks) que en su conjunto pretenden dar una visión del pasado presente y futuro de Europa y de Occidente en su contexto global.

En este primer libro haremos un largo recorrido en automóvil desde Escandinavia hasta Sudáfrica, en un dilatado trayecto desde el norte al sur del hemisferio. Un largo viaje imaginario para el lector, pero muy realista en las inspecciones, las curiosidades y las reflexiones, acompañadas de los datos históricos y las observaciones e impresiones que cualquier viajero ha de confrontar, lo que sin duda nos dará una nueva perspectiva y ampliará nuestro enfoque evidenciando la relación directa entre la geoclimatología por una parte y el carácter, temperamento, inclinaciones y prestaciones de los individuos.Todo ello nos ayudará, probablemente, a valorar en su correcta perspectiva aquellos conceptos tan comentados y prodigados por algunos desinformados, tales como la riqueza y la pobreza de las naciones, la ayuda al desarrollo o la inmigración. Enero del 2013.

Este libro puede ser descargado ahora mediante pago seguro por PayPal desde este vinculo por 13.90€, o si lo prefiere, puede hacer una donación por ese importe, en cuyo caso lo recibirá por correo electrónico en el plazo de unos días.

2. La descivilización del continente europeo

Foto Frontera 60Índice

Antecedentes históricos
Geografía y actitudes
Antiguas migraciones hacia Europa. Camito-semitas (judíos) y gitanos
Los camito-semitas (judíos) y su histórica “actividad” en Europa y USA
Los gitanos
El final de la II Guerra Mundial y posterior invasión afroasiática
Una invasión desproporcionada
Estadísticas criminológicas de Europa
Psicología de la delincuencia extraeuropea
Criminalidad musulmana
El embrutecimiento de Europa
Los calamitosos efectos de la presencia camito-semita (árabe) en Europa
La incongruencia afroasiático – europeo
Políticas migratorias
Legislaciones, decretos e imposiciones inducidas por la inmigración
El fracaso de las equívocas políticas “integradoras” y “multiculturales”
Europa Occidental
España
Suecia
Inglaterra
Dinamarca
Francia
Alemania
Italia
Holanda
Balcanes

La descivilización del continente europeo

El libro ofrece una descripción objetiva del efecto de las migraciones sobre el continente europeo, analizando los antecedentes históricos y los orígenes ideológicos que propiciaron la irrupción de las masas afroasiáticas en Europa a partir de los años 50 del siglo XX. El tema analizado se ha convertido en el mayor problema afrontado por Europa a lo largo de su historia y de su resolución depende el futuro de los europeos. Se relatan los devastadores efectos socioeconómicos, políticos y étnicos de la invasión extraeuropea que viene sufriendo Europa y se analizan las causas. Finalmente, se ofrecen las respuestas a muchos interrogantes y también la solución para revertir el avanzado proceso de tercermundialización en que se encuentra sumido el viejo continente.

Este libro puede ser descargado ahora mediante pago seguro por PayPal desde este vinculo por 13.90€, o si lo prefiere, puede hacer una donación por ese importe, en cuyo caso lo recibirá por correo electrónico en el plazo de unos días.

3. Pasado, presente y futuro de Europa y los europeos

Portada 4º 50-50Indice

Un continente civilizador
El surgimiento y evolución de las sociedades europeas
La revolución industrial
La democracia
Unas palabras sobre el socialismo
Anglo-América: destruir Europa para ayudar a Inglaterra
Inglaterra: antieuropeísmo interesado
Alemania: romanticismo incomprendido
Francia: “Europa soy yo, pero no me reconocen”
La Europa balcánica
Continente sitiado
El desastre socioeconómico de la inmigración extraeuropea
Eficiencia y productividad; riqueza y pobreza
La irrupción de las masas afroasiáticas
El continente civilizador, ahora trastornado
Los musulmanes y el terrorismo en casa
El embrutecimiento y la descivilización de Europa
Una ecología trastocada
ONU/UNESCO y otros organismos antieuropeos.
Amnistía Internacional,
La Unión Europea y sus amenazas
La imprescindible cirugía repatriadora
El futuro de Europa y los europeos

Pasado, presente y futuro de Europa y los europeos

Este es el tercero de una serie de siete libros digitales (ebooks) mediante los que se pretende dar una visión del pasado, presente y futuro de Europa y de Occidente en su contexto global. Este ensayo relata el surgimiento y evolución de las sociedades europeas, sus amenazas más inmediatas y su previsible futuro. El hilo conductor del ensayo es la descripción objetiva de la realidad socioeconómica políticamente incorrecta, tanto en la exposición de los datos, como en el reflejo del sentir mayoritario de la población europea. Se incide especialmente en los temas sociales de máxima actualidad y las decisiones prioritarias que se han tomar, para afrontar el presente y el problemático futuro del viejo continente.

 Este libro puede ser descargado ahora mediante pago seguro por PayPal desde este vinculo por 13.90€, o si lo prefiere, puede hacer una donación por ese importe, en cuyo caso lo recibirá por correo electrónico en el plazo de unos días.

4. España, lejos de Escandinavia y cerca de África

Un problema geoclimático
Moros, moriscos, judíos y gitanos.
Coladero de inmigrantes
Sudamérica emigra a España
La vertiente económica de la inmigración masiva
Carta al director no publicada
El sistema judicial y funcionarial
Las autonomías y el regionalismo nacionalista
País Vasco y Cataluña
La política y los políticos españoles
La economía española
¡Que inventen ellos!
“Zapo” y el desbarate del país

5. La riqueza y la pobreza de las naciones

Qué entendemos por “riqueza” y “pobreza” y cómo se generan.
Por qué los blancos crean “riqueza” y los de color, “pobreza”.
La relación Norte-Sur
Demografía y superpoblación
¿Para qué sirve la ayuda al desarrollo?
Las “actividades” de organismos supranacionales, ONU, UNESCO, FAO,…
El círculo vicioso del empobrecimiento afroasiático
La influencia europea
Inglaterra y la rapiña ilustrada.
Norteamérica y Sudamérica
Datos estadísticos étnico-demográficos de USA, Caribe, Sudáfrica y otros países
Chávez y Morales. El payaso bolivariano y la lumbrera indigenista
Haití, el mendigo de América
El continente asiático
Aventajados copiadores de lo occidental: Japón
Posteriores plagiadores: Corea del Sur, Taiwán, China
Retrasados imitadores: India
La endémica hambruna africana
Etiopía y los países del cuerno de África
Liberia/ Palestina, vidas paralelas
Rhodesia/Zimbabwe. Antes granero y ahora cementerio
Sudáfrica: un futuro muy negro.

6. Genética y biología racial  

El origen de las razas humanas y sus subrazas.
Las razas afroasiáticas
Raza y comportamiento
La ciencia, las etnias, las razas y el “racismo”
Biología racial e higiene racial
La genética humana. Ciencia tabú desde de la II Guerra Mundial
Lo que muestran las investigaciones genéticas
Geoclimatología, astucia e inteligencia
La creación de la UNESCO
El engaño universal. Las declaraciones de la UNESCO sobre «La Cuestión Racial»
Redacción, promoción y difusión del fraude universal
La persecución política a los científicos «políticamente incorrectos»
Investigadores «acallados»
La engañosa falacia de la “integración” y la “multiculturalidad”.
¿Por qué la belleza es genéticamente recesiva y la fealdad dominante?
Medio ambiente, belleza y fealdad
Los fundamentos de la antipatía.
Presencia, carácter y temperamento.
Demografía y apareamiento interracial
La extinción de la raza blanca

7. Desencadenantes históricos del ocaso de Occidente

La “actividad” histórica de los camito-semitas (hebreos) en Europa y en USA
El desenlace de la II Guerra Mundial y sus consecuencias
La irrupción de las masas afroasiáticas en Europa y en USA
Control camito-semita (judío) de los medios de comunicación y las finanzas de Occidente
La transferencia de conocimientos, know how y tecnología a los países afroasiáticos.
ONU/UNESCO: organismos adoctrinadores, en manos afroasiáticas.
Amnistía Internacional, y otros organismos controlados por afroasiáticos.
Presente y previsible futuro de EE.UU. (USA)
Situación actual y previsible futuro de Europa (UE)

_____________________________________________________________

1. La división geoclimática del planeta

El comportamiento organizativo en las empresas islámicas.

Puesto que son pocos los occidentales que comprenden la “mentalidad islámica”, tal vez sea conveniente observar en detalle el funcionamiento interno de las organizaciones y empresas en esos países, lo que sin duda nos puede proporcionar una nueva perspectiva y despejar no pocas dudas sobre el funcionamiento de las sociedades islámicas.

El hombre de negocios occidental percibe las organizaciones como subsistemas de un medio organizativo más amplio. Sabe que las empresas son sistemas con sus propios subsistemas de recursos materiales y humanos y analiza los sistemas tomando en cuenta únicamente factores valorables y observables. Sin embargo, el esquema mental del ejecutivo islámico incluye perspectivas más amplias y la razón básica de la percepción única y las perspectivas de decisión del musulmán hay que buscarlas en su visión monolítica del mundo a través del Islam, pues el musulmán enfoca su religión como un sistema total con sus propios subsistemas, abarcando todas las facetas de la vida: político-legales, económico-tecnológicos, y socioculturales. Prácticamente nada es imaginado fuera de este supersistema islámico, cuya profundidad y amplitud está determinado por el Corán. La organización y gestión de personal difiere, igualmente, de la práctica occidental pues la evaluación de un empleado por su jefe en Occidente generalmente se basa en su idoneidad para desarrollar ciertas tareas en la estructura corporativa, poniendo especial énfasis en el rendimiento y no tanto en la personalidad del subordinado. Como se suele decir, se trata de colocar a la persona adecuada en el lugar adecuado. En las regiones islámicas se trata de colocar a la persona “adecuada” en cualquier tipo de trabajo que pueda surgir. De ahí la sorpresa de los occidentales al comprobar la poca relación existente entre los títulos académicos o cualificaciones de los empleados y las funciones que éstos desarrollan en las organizaciones privadas y públicas de los países islámicos. No es, por tanto, la profesionalidad y el rendimiento lo que determina la promoción de una persona en las organizaciones islámicas, sino un sistema de relaciones interpersonales que se extienden desde los más bajos a los más altos niveles de la estructura corporativa. En las sociedades islámicas, la lealtad solamente es posible hacia las personas y la religión, mientras que la empresa, bien sea privada o pública,  tiene una importancia secundaria. El subordinado islámico sabe que además de ser religioso, ha de cultivar a las personas “adecuadas”, particularmente a su inmediato superior y está convencido de que lo que es bueno para su jefe y para él, debe ser asimismo bueno para la empresa.

Por otra parte, el empleado europeo y americano tiene mayor propensión a la iniciativa y acción al afrontar problemas, por conocer mejor los parámetros de sus niveles de autoridad y el grado de poder asociados a su posición, dado que las organizaciones occidentales proporcionan, tanto a los cuadros ejecutivos medios como a la alta dirección, altas dosis de autoridad, exigiendo a cambio responsabilidad. En las organizaciones islámicas en cambio, los cuadros superiores demandan grandes dosis de responsabilidad de sus subordinados, aunque la autoridad es raramente delegada y como resultado de ello, incluso los temas más triviales son elevados a la alta dirección. Muy raramente iniciará el empleado islámico algún tipo de actividad o tomará alguna iniciativa, a no ser que le sea encargada directamente por la alta dirección de su empresa. Además, el ejercicio del poder en las organizaciones difiere sustancialmente entre Occidente y los países islámicos, porque si bien los ejecutivos occidentales pueden desear el poder en la organización de la misma forma que los ejecutivos islámicos, de nuevo, los enfoques son muy diferentes. El ejecutivo americano y europeo occidental puede desear el poder aunque considere socialmente inaceptable el perseguirlo y aunque lo tenga, suele negarlo y su ejercicio se realiza con discreción, mientras que en la organización islámica, la búsqueda y uso del poder se hace abiertamente y puesto que el personal de nivel medio y bajo sabe que sus posibilidades de obtener y ejercer el poder organizativo son limitadas, capitaliza en todo momento el poco poder disponible, manifestándose en el típico comportamiento autoritario ejercido por el personal de bajo nivel. Los ejecutivos islámicos creen generalmente que las entidades necesitan líderes fuertes capaces de forzar sus voluntades en las organizaciones y consecuentemente y al contrario que en las organizaciones occidentales, —donde los objetivos son comparativamente estables— los objetivos organizativos en los países islámicos suelen cambiar al cambiar el director, o máximo responsable de la empresa pública o privada. Y esto suele ocurrir incluso en los grandes organismos públicos. Se pueden citar casos de cambio total de estrategia en una empresa al cambiar el director del programa. En el caso de una administración pública, se ha dado el caso de abandonar el objetivo inicial enfocado a la ayuda a los granjeros del sector agrario, para pasar a construir infraestructuras nacionales, reflejando así las diferentes voluntades de dos sucesivos directores de programa.

El funcionamiento de los grupos en la organización requiere una mención especial y una forma de visualizar el grupo en una organización es a través de la noción de sinergia.  Este concepto sugiere que una amalgama de personas en un grupo puede desarrollar características, comportamiento, y productividad significativamente diferentes de los individuos que lo componen. Sinergia positiva significa que la suma de los esfuerzos individuales dentro de un grupo rinde más que la adicción de los esfuerzos individuales separados del grupo, mientras que sinergia negativa significa lo contrario. En Occidente, se supone que el grupo de trabajo es capaz de lograr objetivos no alcanzables a través de esfuerzos individuales y por eso muchos de los avances de Occidente son atribuidos al esfuerzo eficiente de un grupo, puesto que la cooperación, implica la modificación de la propia conducta para permitir la viabilidad de un grupo. En los países islámicos, la mayoría de los grupos solamente podrán existir mientras la individualidad de cada uno de sus miembros no sea amenazada. Los musulmanes son reticentes a alterar sus comportamientos con el objeto de pertenecer a ciertos grupos, incluidos los grupos de trabajo y tampoco les entusiasma supeditar sus objetivos individuales a los objetivos del grupo. De ahí que el trabajo en grupo, dentro o fuera de la esfera laboral, nunca haya tenido aceptación en la cultura islámica. Solamente grupos de signo autoritario formalmente constituidos pueden funcionar con cierta energía, pero incluso esos grupos tienen predisposición al sinergismo negativo, debido a su inherente falta de espíritu cooperativo.

A este respecto hay que mencionar el tan conocido aspecto dominante de la psique del árabe, consistente en un egoísmo desmedido. Sus antecedentes hay que buscarlos en una largísima historia de inestabilidad e inseguridad en un ambiente inhóspito y desértico, que premia la autopreservación. El efecto práctico de esta circunstancia es una total preocupación por uno mismo, que deja muy poco espacio para la comprensión de puntos de vista que no sean los propios. Así, por ejemplo, le resulta incomprensible a un árabe que las leyes inmigratorias de Europa o América le impidan la obtención de un visado turístico, cuando él ya se había decidido por emigrar a Europa o a USA y asentarse allí. El reverso de esta moneda psicológica, que tiene las mismas raíces históricas que el egoísmo, es una permanente inquietud por la naturaleza del mundo en el que uno vive. La experiencia ha enseñado al árabe que nada es permanente y que vive rodeado de fuerzas hostiles. En ese medio ambiente cada individuo ha de estar en alerta constante para protegerse de las fuerzas malévolas que buscan su ruina. Este enfoque está detrás de la conocida “mentalidad del bazar” común a todas las sociedades árabes, consistente en ignorar acuerdos y planificación a largo plazo en favor de ventajas inmediatamente obtenibles, lo que naturalmente, se traduce en prácticas consideradas poco éticas por los occidentales.

Un último aspecto diferenciador entre las empresas occidentales y las islámicas es la especialización contra la personalización y es que la organización occidental está formada por especialistas y es precisamente la habilidad de los especialistas para cooperar en diferentes proyectos, lo que proporciona a la empresa occidental su perfil competitivo. La empresa americana y europea ha incorporado la departamentalización y especialización, con el objeto de mejorar la productividad —y por ende la rentabilidad— dentro de un ambiente aceleradamente científico y tecnológico, mientras que la empresa islámica es esencialmente una organización carismática y a pesar de que los programas nacionales de desarrollo en cierta medida han introducido la ciencia y la tecnología, no se puede afirmar que esas organizaciones sean administradas eficientemente. Lo cierto es que la entidad corporativa en los países islámicos funciona principalmente como vehículo para la promoción de los intereses del individuo, los miembros de su familia y sus amigos y no es necesario decir que ese enfoque organizativo contribuye muy poco a la productividad. Lo que a ojos de un occidental pueden parecer actitudes de nepotismo y corrupción, son entendidas como perfectamente normales a ojos de un musulmán y es que tales actitudes, por la práctica, están tan introducidas en el subconsciente colectivo de los musulmanes, que éstos ya no son conscientes de que lo son.  La gestión de las grandes organizaciones islámicas está enfocada, por tanto, en la personalización y no en la departamentalización o especialización. De ahí que las organizaciones islámicas sean a menudo modeladas y remodeladas en torno a las personalidades individuales de los altos directivos. En lo referente a la perspectiva y la planificación, durante generaciones la sociedad occidental ha sido programada para prever y anticipar los cambios evolutivos, mientras que la mentalidad islámica, en cambio, permanece en el pasado, con algún énfasis en el presente y muy poco interés en el futuro. Casi todos los musulmanes creen en la predestinación; es decir, creen que los asuntos del mundo, naciones, organizaciones, individuos y todo lo demás, están predestinados por Alá  y en este escenario, la planificación corporativa, que tan buen resultado ha dado en las empresas americanas y europeas, raramente es aplicada en los países islámicos. Asociada a estas limitaciones psicológicas, esta la incomprensión general de la casualidad. El Islam, con su énfasis en la omnipotencia de Alá, explicaría este fenómeno observable también en aquellos musulmanes educados en el estilo occidental e incluso con una larga experiencia fuera de los países musulmanes. Ello explica la aversión del musulmán a aceptar responsabilidad por las acciones propias. Todas las cosas son como Alá las ha previsto. De esta sentencia deriva la actitud del musulmán, su falta de iniciativa y su fatalismo ante todas las vicisitudes de su existencia. El convencimiento de estar en manos de Alá en todo momento y circunstancia, libra al musulmán de las angustias y preocupaciones cotidianas y también de cualquier responsabilidad o culpabilidad personal.

Esta “mentalidad islámica” conduce en no pocas ocasiones a situaciones cotidianas ciertamente curiosas para el observador occidental. Esto se puede ver con un ejemplo ilustrativo tomado de una experiencia real: Usted amigo lector toma un taxi y pide al conductor que le traslade a una dirección determinada. De camino allí, el taxista colisiona accidentalmente con otro automóvil. Pues bien, la culpa de la colisión no la tiene el conductor, como cabría esperar, sino que la tiene Usted querido pasajero, puesto que fue Usted el que ordenó al taxista dirigirse a esa dirección… La gestión de negocios en los países islámicos requiere, por tanto, de actitudes y habilidades significativamente diferentes de las necesarias para operar en Europa y Norteamérica.

Esta “mentalidad islámica”, afecta no solamente a los individuos, sino también a toda la sociedad, la política, la micro- y macroeconomía, etc. De la misma forma que los individuos en los países islámicos nunca son culpables de nada, sino que siempre son “los otros”, esto es, el vecino, el policía, fulanito, menganito… lo mismo ocurre en el ámbito de los grupos sociales y de las naciones. El «pueblo» egipcio, el«pueblo» iraquí, el «pueblo» saudí, etc., son excelentes ciudadanos, pero tienen la mala suerte de que sus políticos son corruptos y sus regímenes retrógrados… La miseria y el subdesarrollo comparativos en los que han vivido a lo largo de los siglos, tampoco son culpa de ellos mismos, sino de “los otros”, esto es, la dominación otomana, la invasión napoleónica, el imperialismo británico, el imperialismo americano… etc., es decir, son siempre “otros” los que no quieren que ellos, los excelentes hijos de Alá progresen en el desierto.

_______________________________________________________________

2. La descivilización del continente europeo

“Más vale mil días de tiranía que uno de anarquía” (proverbio árabe)

 El embrutecimiento de Europa

Como bien saben los que me leen, considero la inmigración como el mayor problema, con diferencia, que tiene planteado Europa y en el caso de España, el problema es ciertamente apremiante. Por más que he buscado, no veo otra solución que no pase por la repatriación y en el caso de los musulmanes, desafortunadamente, por más que lo he intentado, no he encontrado un solo argumento que justifique su presencia.

El continente europeo siempre ha estado, geográficamente, demasiado cercano a los países árabes y en las últimas décadas la cercanía se ha convertido en un asedio por sus vecinos de la otra orilla. Aproximadamente, 50 millones de musulmanes están asentados en Europa y en solo diez años, a espaldas de los españoles, un millón de musulmanes han sido regularizados en España, lo que es sin duda un record inmigratorio en Europa. Los devastadores efectos de la inmigración musulmana en Europa están bien documentados periodísticamente y los sondeos de opinión en toda Europa así lo recogen, aunque la problemática raíz de este fenómeno migratorio que esta desintegrando y descivilizando el viejo continente, no es muy bien conocida. Este crítico argumento no podría ser entendido sin aceptar que todo en el planeta Tierra esta sabiamente equilibrado por unas leyes ecológico-naturales milenarias que han sido quebrantadas en los últimos 50 años, en parte debido a los gigantescos avances en materia de  transportes y comunicaciones.

La irrupción de las masas afroasiáticas en el continente europeo ha trastocado estas leyes de forma traumática. La macroeconomía global no se puede comprender sin asumir la relación entre la geoclimatología, la genética y la demografía, donde una variable conduce a la otra y las tres están íntimamente ligadas como las tres patas de un taburete, sin las cuales no se podría encontrar un equilibrio y mucho menos una base estable en la que asentar cualquier teoría, tesis, discusión o valoración.

Lo cierto es que cada individuo está genéticamente configurado para habitar en una zona geoclimática del planeta en un proceso de adaptación milenaria, que ha sido totalmente trastocada durante la última mitad del siglo XX.

Las inhóspitas arenas pedregosas de Arabia, donde la temperatura estival a la sombra es de 49° se extienden sobre los cientos de kilómetros de pedregales de Oriente Medio y el paisaje lunar de Irán, Afganistán y Pakistán, dibujando horizontes de arena, piedras y estepas totalmente inhóspitas, donde jamás cae una gota de lluvia y donde la vida ha sido siempre una cruel lucha diaria por la supervivencia. Ahí se forjó el carácter, temperamento, comportamiento e inclinaciones de las etnias camito-semitas (árabes, judíos, turcomanos, etc.,) perfectamente adaptados a las duras condiciones de un medio ambiente despiadado e implacable, muy alejado de los bellos lagos, praderas y bosques y los dulces aromas primaverales del continente europeo.

En esa zona inhumana del planeta, surgió el Islam. Mahoma, su profeta, era analfabeto, por lo que sus atroces ideas no fueron escritas por él personalmente, sino recopiladas por otros con posterioridad a su muerte. El Corán refleja el comportamiento, inclinaciones y prestaciones de los habitantes del desierto. Obsérvese que no estoy diciendo que el comportamiento, inclinaciones y prestaciones de los musulmanes se deban a la lectura del Corán, pues ello significaría apoyar las erradas políticas multiculturales de integración o de asimilación, fracasadas en Europa. Lo que estoy diciendo es justamente lo contrario. El Corán recoge el carácter, temperamento, comportamiento, inclinaciones y prestaciones de los individuos habitantes del desierto, es decir, refleja con precisión la idiosincrasia de una etnia genéticamente configurada para habitar esa zona inhóspita del planeta y ninguna otra.

Lo que otorga una fuerza extraordinaria al Corán, más allá de la filosofía, la ética o las doctrinas jurídicas que encontramos en él, es el hecho de ser la primera obra literaria de un pueblo analfabeto como el árabe; su primera creación religiosa y moral. Está pensada para ser leída en voz alta y es considerada la más antigua y máxima obra maestra del idioma árabe. Independientemente del contenido, yo añadiría que es la única obra relevante en ese idioma. Pese a ser un libro violento y aparentemente sectario, para los musulmanes sigue siendo la lectura más grandiosa del universo; modelo de estilo lingüístico y explicación del mundo, y por supuesto el libro más importante de enseñanza espiritual. Es un libro muy sencillo, casi pueril, pero para los teólogos islamitas ortodoxos, este libro encierra todo el saber humano; todo cuanto la humana inteligencia pueda jamás hallar y descubrir. Es el  “libro de Dios”; un código, un sumario y una recopilación de normas de vida.

Esta confirmación escrita del orgullo de ser musulmán fue muy importante para un pueblo que pretendía conquistar el mundo, puesto que sus dromedarios, sus cabras y las baladas de sus trovadores no constituían suficiente base para la autoestima. En otra época, sólo el Islam infundió en los creyentes la ambición expansiva a lejanos territorios que tan devastadoras resonancias nos ha dejado. Pasados los siglos, esa ambición expansiva persiste con renovada virulencia…

_______________________________________________________________

3. Pasado, presente y futuro de Europa y los europeos

Anglo-América: destruir Europa para ayudar a Inglaterra

La intervención de Estados Unidos (USA) en la I Guerra Mundial en auxilio de Inglaterra, además de destruir parcialmente el continente europeo, trastocó el histórico equilibrio de fuerzas que regía en Europa, imponiendo un status-quo anti natura a la medida de su aliado británico, insostenible en el tiempo, que inevitablemente conduciría a la II Guerra Mundial.

El dominio y casi total preponderancia mediático-cinematográfica angloamericana sobre Europa desde el final de la II Guerra Mundial, acentuados por la preponderancia camito-semita (judía) en ese sector y el financiero, demasiado evidente desde los años 50 del siglo pasado, nos hacen dejar de lado las leoninas condiciones angloamericanas impuestas a Alemania en el Tratado de Versalles, germen de la profunda crisis socioeconómica alemana que impulsó el surgimiento del nacionalsocialismo, la recuperación del perdido status continental alemán, la posterior declaración de guerra anglo-francesa a Alemania y el inicio de la II Guerra Mundial. Así pues, la casi total destrucción de Europa durante la I Guerra Mundial y la subsiguiente destrucción de Europa durante la II Guerra Mundial, fueron ambas consecuencias directas de la intervención americana en los asuntos europeos en ayuda de su aliado británico.

Inglaterra nunca ha tenido amigos, solamente intereses. Su insularidad geográfica cercana a Europa, ha insuflado en sus habitantes una histórica falta de identidad continental y en sus políticos un mal disimulado anti-europeismo, históricamente enfocado en manipular y desarreglar los asuntos europeos en beneficio propio. Inglaterra es una isla y todo el que ha vivido rodeado por el mar conoce la importancia de mantener las vías de acceso marítimas despejadas y que nada ni nadie pueda amenazar los suministros de mercancías, alimentos y materias primas. Eso es estratégicamente vital y ha implicado el mantenimiento de una sobredimensionada flota militar para el control de sus aguas que impida cualquier tipo de bloqueo y además evitar cualquier tipo de coalición amenazadora que posibilite esa circunstancia, resultando en la sempiterna manipulación diplomática de sus vecinos cercanos. Esta política, aplicada durante siglos, ha dado a Inglaterra la merecida fama de vecino molesto.

Su insularidad les ha salvado de ser invadidos por los tercios españoles de Felipe II;  por la grande armée de Napoleón y por las divisiones acorazadas de Hitler, pero también ha dejado a gran parte de los países del planeta a merced de sus prolongadas rapiñas y constantes asaltos. Si Inglaterra no hubiese sido una isla, sería hoy un país católico o semi-luterano como el resto del continente europeo. Europa, la vieja dama, probablemente no habría sufrido dos guerras mundiales en su propio territorio ni estaría hoy invadida, semi-embrutecida y en avanzado proceso de descivilización por la importada ideología multicultural norteamericana, que tras embrutecerlos y desorientarlos casi totalmente, esta haciendo lo propio en Europa. Cualquier europeo que ha vivido en USA, ha podido comprobar la inquietante evolución de esa sociedad en las últimas décadas.

La extrapolación de las estadísticas sociológico-demográficas y étnico-criminológicas americanas muestra esa inquietante evolución que ellos mismos conocen muy bien, pero prefieren ignorar, siguiendo la política del avestruz, pues la única solución sería dividir el país en dos o en tres países independientes territorialmente proporcionales, étnicamente diferenciados; esto es, un mini-USA compuesto únicamente por europeos; otro compuesto por afroamericanos y otro compuesto por afroasiáticos/sudamericanos.

El actual cóctel multirracial norteamericano, acentuado desde los años 60, favorecedor de la inmigración extraeuropea, ha alterado el equilibrio étnico-demográfico del país. Es un producto “socializador” diseñado y sostenido  por el influyente lobby camito-semita (judío) controlador, casi totalmente, de los medios de comunicación (incluido el cinematográfico), las finanzas e indirectamente, también la política norteamericana. Los americanos de origen europeo, que han creado, desarrollado e implementado todo lo que de bueno tenía la sociedad americana, han intentado expresar la insostenibilidad a largo plazo de este engendro multiétnico, pero apenas tienen voz en un país en el que ya empiezan a ser étnicamente minoritarios. Una sencilla extrapolación demográfica indica que la raza blanca estadounidense va a ser minoría en muy pocos años, tal vez un lustro o una década y esa minoría va a ser insignificante en el plazo de 100 años, por lo que Estados Unidos (USA) irá evolucionando hacia un gigantesco Haití, muy lejos de la sociedad de inspiración europea que hemos conocido. Las estadísticas demográfico-criminológicas muestran claramente esa inquietante evolución. Los mass-media, medios de comunicación y sector cinematográfico americano, —casi en su totalidad controlados por camito-semitas (judíos) huidos de Europa y fanatizadamente antieuropeos— son también omnipresentes en los hogares europeos, implantando en el viejo continente una sociedad multicultural embrutecedora y violenta, simétrica a la sociedad americana. Los europeos todavía estamos a tiempo de evitarlo dando un giro de 180° a nuestra política inmigratoria, repatriando a todos los extraeuropeos que llegaron a Europa a partir de la II Guerra Mundial. Ciertamente una medida necesariamente drástica y a la altura de las circunstancias, que sin duda lo habría sido menos hace 30 años.

________________________________________________________________

4. España, lejos de Escandinavia y cerca de África

 

Las autonomías y el regionalismo nacionalista

Cualquier observador externo que desde el extranjero observa la configuración territorial española, no puede entender que un país occidental haya podido articular un sistema autonómico con 17 parlamentos regionales, con competencias en ámbitos vitales como la educación, que en algunos casos, además de mutilar la capacidad intelectual de los habitantes de esas regiones imponiendo un lenguaje diferente, envenenan las mentes de los escolares con una ideología nacionalista retrógrada. Y por si fuera poco, creando entre todas ellas un ruinoso enmaraño burocratizado que impide el normal desarrollo económico del país. Esto solamente puede desembocar en una implosión y es sorprendente que no haya ocurrido ya. Desde cualquier punto de vista, es incomprensible que este demencial despropósito haya podido llegar hasta este punto y no haya sido abortado o reconducido hace ya 20 años.

Desde mi punto de vista, existen varias fórmulas perfectamente viables, aunque unas más elaboradas que otras. La más sencilla sería la modificación de la Constitución Española de 1978, suprimiendo el sistema autonómico, con un posterior referéndum para su aprobación. Si ello resulta social o políticamente oneroso, existiría la alternativa de incluir una cláusula en el articulado de la vigente Constitución de 1978 definiendo con claridad la unidad territorial de España y el compromiso de los partidos políticos nacionales y regionales de fomentar y promover la solidaridad, generosidad y unidad socioeconómico-lingüística entre los españoles. Esta cláusula supondría la ilegalización y paralización de la actividad de partidos políticos secesionistas, tales como CiU, PNV, Bildu, etc., disolviéndose como azucarillos, al tiempo que imposibilitaría la nueva formación de partidos regionalistas con estatutos o programas electorales retrógrados e inconstitucionales. Ningún país civilizado permite la legalización de este tipo de partidos. Los personajillos regionalistas disfrazados de políticos que hoy aparecen en la tele, podrían así dedicarse a otras actividades más acordes a sus actitudes, talantes e inclinaciones, probablemente en ámbitos diferentes a la política activa, pero útiles a la sociedad, como podría ser el marketing, la publicidad, el proselitismo religioso, etc., en todo caso, actividades socio-económicamente defendibles e incluso aprovechables por el país.

En todos los países europeos existen zonas, territorios y regiones que por diferentes motivos, están más desarrollados que otros. A menudo, debido a la cercanía a vías de comunicación terrestres, marítimas o fluviales, como es el caso de Cataluña y País Vasco, que recordemos están geográficamente ubicados en los dos únicos pasos históricamente accesibles entre España y el Continente Europeo a través de la Cordillera Pirenaica. Otras causas pueden ser la existencia de yacimientos, materias primas, cruces de caminos o la cercanía a mercados. Por esa razón el norte  de España e Italia siempre estará más desarrollado que el sur, mientras que el sur de Inglaterra, Suecia, Noruega y Finlandia estará más desarrollado que el norte y a nadie se le ocurre crear un partido político secesionista regional, para agitar, alborotar y usurpar competencias, inculcando una ideología excluyente y retrógrada e imponiendo a la población un lenguaje diferenciador inservible, creando división y conflictos regionales. Al contrario, en todos los casos son articuladas políticas macroeconómicas solidariamente correctoras de los inevitables desfases.

Semejantes protuberancias no surgen en países de alto nivel educativo y cultural y esa es la asignatura pendiente del estado español. Es, por tanto prioritario, aumentar el nivel educativo y cultural de la población española, que sigue siendo comparativamente muy inferior al de nuestros socios septentrionales.

_____________________________________________________________

5. La riqueza y la pobreza de las naciones

China

 «¡Dejad que China duerma, porque cuando despierte, el mundo temblará!»

Napoleón Bonaparte

El caso de China es otro claro ejemplo de decisiones microeconómicas tomadas en USA con efectos macroeconómicos indeseables e incluso monstruosos, para Europa Occidental.

China estuvo durmiendo a lo largo de los siglos hasta bien entrada la década de los años 70 del siglo XX. Fue USA y más concretamente el gigante americano de la distribución Wal-Mart —la empresa más grande del mundo por facturación y número de empleados — la que comenzó a despertar a China, hasta el punto de que hoy ha despabilado bastante. Wal-Mart Stores Inc. atravesaba una racha de bajos resultados para sus accionistas y necesitaba proveerse de productos más baratos, algo que no era posible obtener de sus proveedores habituales, en su mayoría americanos, por lo que el consejo de administración decidió comenzar a encargar  productos a fabricantes locales chinos, instruyéndolos con exactitud en las características que habrían de tener los productos, los procesos de fabricación que habían de seguir; la forma y procedimiento de elaboración, la presentación y el empaquetado mercadotécnicos para satisfacer el mercado americano. Ante tal situación, los fabricantes americanos proveedores de Wal-Mart, incapaces de competir en precio con los chinos, se vieron obligados ellos mismos a establecerse en China, para, aprovechando los bajísimos salarios chinos, fabricar allí mismo los productos que habían de suministrar a Wal-Mart. De este modo, el gigante americano de la distribución y sus proveedores occidentales fueron pioneros en establecerse en China y con ellos seguirían el resto de las grandes empresas occidentales de la manufactura y la distribución. Los chinos carecen de los conocimientos, el ingenio inventivo y la creatividad occidentales, pero como buenos asiáticos son especialistas en la copia y en el plagio y aprenden rápidamente. Libres de las consideraciones éticas y los valores occidentales, no conocen reglas y una vez que aprenden a ganar dinero, no hay nada, ni nadie, ninguna ley, norma, precepto, ni ninguna consideración que los detenga. Todo vale para el chino. Su astucia es única y su codicia infinita. La incorporación del gigante asiático a la economía mundial está alterando las reglas de juego tradicionalmente establecidas. Al igual que ocurrió en su día con Japón, después con Taiwán y posteriormente con Corea del Sur, Occidente ha convertido a China en una economía capaz de fabricar cualquier producto de consumo a precios de saldo y por ese camino China se convertirá con el tiempo en un proveedor de servicios global y la principal potencia industrial y financiera del planeta, superando a la superpotencia norteamericana. Por esa vía, a largo plazo, China puede obtener la capacidad de influir de manera decisiva en la política de las diversas naciones occidentales, con lo que la capacidad de maniobra de éstas se puede ver reducida a la mínima expresión.

El superávit comercial de China y el aumento del poder adquisitivo de una parte de la población del país ha aumentado el sentimiento nacionalista de los chinos, anexionando el Tibet, amenazando a países vecinos y apoyando a dictaduras en todo el mundo. Su mayor poder económico está convirtiendo a China en un actor político a nivel mundial, con intereses  a menudo contrapuestos a los de Occidente, convirtiéndose en una amenaza latente e imprevisible,  por lo que un desafío, e incluso una acción militar no sería descartable a medio o largo plazo. Un desencadenante de tal conflicto armado podría ser que Occidente decidiese subir los aranceles a China o intentar frenar su abastecimiento de alimentos o materias primas. Además, el “progreso” económico de China está siendo acompañado de una preocupante conciencia nacionalista y un inquietante rearme. Los chinos han descubierto que, además de todo lo anterior, también necesitan armamento ofensivo, como portaaviones y submarinos atómicos y los están fabricando en cantidades preocupantes. Occidente no aprende de la historia y vuelve a tropezar en la misma piedra. Tras la I Guerra Mundial, que dejó a Europa destruida e hipotecada, le bastaron dos décadas a Estados Unidos (USA) para imponer su imperio económico y militar en todo el planeta, pero se topó con Japón, una China en miniatura, que había copiado y plagiado a Occidente desde hacía un siglo. Japón puso en jaque a toda Indochina y a USA durante la II Guerra Mundial, lo cual demuestra lo peligrosísimo de criar a un cuervo, o a un dragón, que puede sacar los ojos o devorar. USA pudo solucionar aquella crítica situación de continuas derrotas en todos los frentes del océano pacífico en parte debido a la genialidad de los científicos europeos emigrados a USA, que desarrollaron y fabricaron justo a tiempo el temible petardo que los americanos hicieron explotar sobre Hiroshima y Nagasaki.

Para conducir un automóvil con éxito se requiere haber alcanzado una cierta edad y por tanto, cierto grado de madurez, experiencia y responsabilidad. Enseñar a conducir un automóvil a un niño de nueve años resultará inevitablemente en algún tipo de accidente o catástrofe. Europa y Occidente han necesitado 200 años desde la revolución industrial para alcanzar la madurez socioeconómica, industrial y tecnológica necesaria para controlar los efectos de una sociedad industrializada y todo eso le ha sido transferido a China en dos décadas. Hemos enseñado a un país de estructura medieval los conocimientos, métodos y sistemas productivos para los que no estaban socio-económicamente maduros y las consecuencias las estamos sufriendo ya precisamente nosotros los occidentales, que hemos desencadenado un proceso imposible de controlar. Occidente ha enseñado a China la economía de mercado, el management, know-how  y las técnicas de producción como quien enseña a un niño a comer con cuchara. Ahora el niño se ha vuelto glotón y amenaza con comerse la comida de los demás. China absorbe como una esponja la energía, las materias primas, los alimentos y los cereales mundiales, incrementando los precios que ha de pagar Occidente y creando inflación e indirectamente, también pobreza en Occidente. Además, gracias a su creciente poder adquisitivo, millones de chinos que antes no podían hacerlo, han comenzado a emigrar a Occidente, creando serios problemas de convivencia y criminalidad en las sociedades occidentales. Casi sin darse cuenta, Occidente ha resucitado el dragón y lo está alimentando.

La entrega del enclave británico de Hong Kong permitió a China descubrir las bondades del capitalismo. Especialmente dotados para la imitación y el plagio, no tardaron en abrazar y declarar la nueva ideología: “Un país, dos sistemas”. La novedosa nueva ideología no es otra cosa que el modelo occidental de economía de mercado aderezado “al estilo chino”, que en la práctica significa un capitalismo salvaje sin normas ni preceptos, sin principios ni valores y mucho menos moralidad. El principio camito-semita/asiático “Todo vale, si da dinero” lo aplican los chinos al pie de la letra. La descomunal transferencia de tecnología a China acabará teniendo efectos devastadores para Occidente, dado que para los chinos no existen reglas, normas, ni moral a la hora de conseguir sus objetivos. Todo vale en una sociedad donde todos engañan a todos y donde de la noche a la mañana han sido instruidos en los secretos de la gestión, fabricación, diseño y producción occidentales. Han sido minuciosamente instruidos por los occidentales en los requisitos que han de reunir los productos para ser distribuidos y vendidos en Occidente. Han sido entrenados por los occidentales en las técnicas y procesos industriales, en las técnicas de marketing y en la logística más avanzada por unos empresarios que lo único que han buscado en China — como lo hicieron décadas anteriores en Taiwán y Corea del Sur— ha sido la abundancia y bajo precio de la mano de obra, sin reparar en las consecuencias de su irresponsabilidad. No olvidemos que la ventaja competitiva de China se explica por los bajos costes del factor trabajo, como en su día ocurrió con Japón, Taiwán y Corea del Sur. Al igual que ocurrió con los países mencionados, esos bajos costes laborales y los productos baratos desaparecerán cuando, imitando los sistemas productivos y de gestión occidentales, China haya alcanzado un nivel tecnológico razonable. No olvidemos que los productos japoneses compitieron exitosamente en los años 70 gracias a los bajos salarios comparativos de los trabajadores japoneses, pero a medida que las empresas japonesas lograron establecerse en los mercados occidentales, los sueldos de los operarios japoneses se fueron equiparando a los de los occidentales.

El continente americano y europeo han despertado al dragón chino, pero el futuro es imprevisible en lo que respecta a calibrar las consecuencias sobre el planeta en el momento en que el dragón esta aprendiendo todos los métodos occidentales y se esta robusteciendo, también militarmente. Al copiar el modo de vida occidental, los chinos y posteriormente también los indios, están —al igual que anteriormente lo hicieron los japoneses, los taiwaneses y los surcoreanos— adoptando un modo de vida occidental para el que no estaban genéticamente configurados, que por una parte absorbe como una aspiradora los recursos limitados del planeta y por la otra lo poluciona totalmente. Occidente ha convertido a China en un gigantesco “gargantua”, que devora insaciable las materias primas de otros países afroasiáticos y sudamericanos. Su incesante demanda mundial de petróleo y materias primas, mantiene estos recursos a un alto nivel de precios que perjudica directamente a Occidente y amenaza permanentemente el equilibrio de la economía mundial. En pocos años el precio de los cereales se ha multiplicado en las bolsas de Chicago y París. La demanda china ha triplicado los precios. Mayores precios de los cereales significan que la harina, el pan y la pasta son más caros y lo es también el pienso para las vacas. Esto significa a su vez, carne, leche y derivados lácteos más caros. Los chinos han empezado a consumir más leche a medida que ha aumentado su poder adquisitivo y han vaciado las reservas de leche de Europa. Si en el año 2000 cada chino consumía 8 litros de leche, en el año 2007 consumía 25 litros. Otros países, como Argentina, tienen vendida toda la soja y China está comprando la casi totalidad del continente africano, para asegurarse el abastecimiento de las materias primas que necesita su glotona industria manufacturera. La natural corrupción de los chinos les facilita los contactos con los gobiernos corruptos de África, convirtiéndola en el primer operador en grandes zonas del continente. India observa con atención los pasos de China y trata de imitarla, pero los indios tienen otro tipo de cultura y religión, que les resta competitividad con su vecino septentrional. Los indios son astutos comerciantes, pero carecen de la habilidad y facilidad para el plagio que caracteriza a los chinos. La zona del sudeste asiático comprende a más de la mitad de los habitantes del planeta en un área relativamente pequeña. Son sociedades de población joven, con un índice demográfico explosivo y un sector público poco desarrollado, sin altos costes sociales, sin jubilaciones ni pensiones. Les resulta muy difícil a las empresas europeas asentarse allí, puesto que la corrupción administrativa y el funcionamiento ineficiente de los mercados provocan enormes barreras de entrada. La corrupción hace necesario asociarse a un partner local vinculado al gobierno, lo que además tampoco garantiza el éxito.

Los chinos eran felices con sus bicicletas, sus trajes-mono azules y su librito rojo de Mao. No necesitaban nada más para ser felices. Mientras el bienestar de los chinos dependía de las ideologías políticas y económicas de los dirigentes chinos, los chinos se empobrecían  y morían de hambre. Con las políticas económicas de Mao Tse Tung, 30 millones de chinos murieron de hambre a comienzos de los años 60 del siglo pasado. A partir de 1980 los dirigentes chinos decidieron abandonar su política anticapitalista y copiar el sistema productivo, la tecnología y las políticas económicas occidentales, al igual que anteriormente lo hicieron Japón, Taiwán y Corea del Sur. Desde entonces, China ha alcanzado un crecimiento vertiginoso de su bienestar, pero también una polución, contaminación y pillaje de recursos, materias primas y alimentos descontrolado, que amenaza al resto del planeta y sus habitantes.

Al instalar antenas parabólicas y copiar el estilo de vida occidental, ahora necesitan imperiosamente el coche, frigorífico, lavadora y aire acondicionado y hasta que no lo consigan, no serán felices. El urbanita chino, tremendamente astuto y falto de escrúpulos a la hora de enriquecerse, no tiene reparos ni límites a la hora de explotar a sus conciudadanos dentro y fuera del país. Entretanto, los chinos están ciegamente enfocados en vivir como los occidentales y gozar del “nivel de vida” de éstos. Pero para que los 1300 millones de chinos pudiesen “vivir” como occidentales o alcanzasen el nivel de vida de los japoneses, serían necesarios los recursos de seis planetas Tierra. No olvidemos que uno de cada cinco habitantes del planeta son chinos y el 90% de la superficie cultivable del planeta ya esta cultivada. El agua potable es el recurso más escaso del planeta y al contrario de lo que creen algunos optimistas, en un futuro cercano solamente será asequible para el 50% de la población del planeta, afectando también a Occidente, como lo demuestran las extensas regiones de EE.UU. (USA), donde los árboles ya no pueden sobrevivir y son arrancados y en ciudades como Los Ángeles ya solamente se puede regar tres veces a la semana.

Gran parte de los recursos, incluida la capa de ozono, probablemente habrá desaparecido y la contaminación hará totalmente inhabitable el planeta. Con mayores recursos, la presión migratoria sobre Occidente se multiplicará. Las personas de raza blanca, que constituían el 30% de la población mundial hace 100 años, hoy apenas alcanzan el 9% y dentro de un siglo, los pocos que quedemos estaremos probablemente en un Zoo, custodiados por guardianes chinos. Si lo que acabo de escribir le parece una broma o ciencia ficción, significa que Usted, amigo lector, carece de conocimientos básicos de demografía.

Occidente abrió las puertas de la Organización Mundial del Comercio y los mercados occidentales a China en el año 2001, pero… ¿en que beneficia esto a Occidente? ¡Prácticamente en nada! China no compra casi nada en Occidente, pero inunda Occidente de productos baratos de pésima calidad, que a la larga resultan caros. Los productos fabricados por empresas occidentales establecidas en China mantienen ciertamente una calidad occidental, pero casi todos esos productos son antes o después paralelamente plagiados y falsificados, para posteriormente ser vendidos en todo el mundo con etiquetas occidentales, creando enormes pérdidas a las empresas de Occidente. En China y Vietnam el 90% de los programas informáticos, CD: s, DVD: s, etc. son copias piratas. Todo se copia: patentes industriales, ropa, libros, alimentos, medicamentos, insecticidas, piezas de avión, piezas de automóvil, etc. Así pues las empresas occidentales que trasladan su producción a China buscando mano de obra barata están tirando piedras a su propio tejado y están creando pan para hoy y hambre para mañana, puesto que están permitiendo a los chinos copiar sus productos, su sistema productivo, de gestión y de calidad, sus procesos de embalado, de presentación y mercadotecnia, enseñándoles a introducirse en los mercados occidentales. El problema de enseñar a un niño a utilizar un revolver, es que no puedes evitar que te dispare a la cabeza.

Japón es el mejor ejemplo del éxito asiático de la imitación, el plagio y la adaptación a Oriente de los sistemas socioeconómicos occidentales. Japón fue país pionero en copiar los sistemas occidentales ya en los siglos XVIII y XIX, y su positiva experiencia fue a su vez imitada en el siglo XX por Taiwán y Corea del Sur y desde 1980 por la República Popular China, utilizando los enclaves de Shangai y Hong Kong como puertas de introducción de los sistemas tecnológicos y económicos occidentales. Aunque todos los países afroasiáticos copian en mayor o menor medida algunas formas del sistema de vida y del sistema socioeconómico occidental, solamente los países citados juntamente con India han puesto toda la carne en el asador en su objetivo de imitar a Occidente al 100%.  India es, tras China, el último país del Sudeste Asiático en subirse al carro de la imitación de lo Occidental. Un buen medidor de la virulencia imitadora por parte de los países afroasiáticos, lo constituyen las cifras internacionales sobre la copia pirata de archivos de programas y música. Mientras que en Europa el porcentaje de descargas piratas de música oscila entre el 5% y el 30% dependiendo de los países, en China este porcentaje supera el 99%. La totalidad de las descargas de música en China son piratas y otro tanto se puede decir de los programas informáticos y de cualquier otro sector. En lo relacionado con la propiedad intelectual, se copia prácticamente todo y lo mismo ocurre con el sector productivo. Por cada producto occidental que se fabrica bajo licencia en China, se fabrican otros cinco productos falsificados. Existen fábricas paralelas que copian y fabrican esos mismos productos aparentemente idénticos a los originales, aunque de inferior calidad y a un precio muy inferior. Esos productos falsificados se exportan a Occidente y a todo el mundo, pues no olvidemos que la economía china se sustenta en la exportación a Occidente de productos occidentales, auténticos o falsificados. Así como la especialidad de Japón es copiar una patente, desarrollarla y reexportarla, con lo que pueden aportar un cierto grado de valor añadido y know how, el resto de países del sudeste asiático, todavía no han llegado a ese nivel de adaptación, por lo que se limitan a fabricar bajo licencia, copiar patentes occidentales, falsificar y exportar a bajos precios.

Por una parte, para bajar los costes de producción estamos enseñando a los chinos a fabricar y vender en Occidente, pero no podemos evitar que Occidente sea inundado con productos clonados. Por otra parte, esas mismas empresas occidentales se gastan cientos de millones de dólares en denunciar y perseguir judicialmente los productos falsificados en China que se venden en Occidente y en todos los países del mundo. China lo exporta todo a Occidente, incluidas las avalanchas de inmigrantes, convertidos en mini-empresas subsidiarias exportadoras y apenas realiza importaciones de Occidente, salvo alta tecnología y know-how para sus procesos productivos, obteniendo así un gigantesco superávit en su  balanza de pagos. Alemania es uno de los pocos países occidentales que se han beneficiado de la situación, puesto que está suministrando a China la sofisticada maquinaria de precisión y los sistemas de gestión necesarios para su crecimiento. Al contrario que los occidentales, abiertos y generosos a la hora de compartir sus conocimientos, técnicas y know how, los orientales jamás han compartido ningún tipo de conocimiento o técnica que produzca un beneficio. Como ejemplo valga citar la producción de la seda mediante gusanos, un secreto guardado durante siglos por los chinos, que jamás han revelado a foráneos. El secreto de producción de la seda por los gusanos y cualesquier técnica relacionada con este proceso, ha sido uno de los secretos —tal vez el único—, mejor guardado de China.

Los inmigrantes chinos en Occidente son las oficinas comerciales del país en el extranjero. Están especialmente dotados para el comercio al por menor, dada su astucia innata y facilidad para los tratos comerciales. Extremadamente avispados y con un instinto de supervivencia muy desarrollado, transforman barrios enteros en almacenes, tiendas minoristas y restaurantes, donde no llega la inspección de trabajo, ni hacienda, ni las normas de sanidad, ni las de contabilidad. El chino no paga impuestos ni contribuciones sociales y el tamaño de su empresa viene determinado por el número de miembros de su familia. El comerciante chino no emplea mano de obra local. Para el chino no existen leyes, normas, ni preceptos. Tiene los suyos propios y los aplica en el discreto silencio de la clandestinidad. Los inmigrantes del sudeste asiático, incluidos los chinos, desarrollan en Occidente una economía parasitaria que no aporta nada al PIB, pero que lastra enormemente la balanza comercial, puesto que solamente desarrollan actividades importadoras. Incluso sus restaurantes, importan casi toda la materia prima. Además, envían continuamente a China muestras de productos locales, para plagiarlos allí e importarlos ya plagiados, para su venta a bajo precio. Occidente es perfecto para el sistema comercial-productivo chino y ellos no pueden entender cómo los occidentales pueden ser tan ingenuos e inocentes. Ellos son mucho más listos. Los inmigrantes chinos son auténticos caballos de Troya para la importación de productos piratas falsificados, desde bolsos, relojes y recambios de automóvil hasta medicinas, insecticidas y alimentos. Una vez asentados en un país occidental, todos los chinos se dedican a lo mismo: la importación de quincalla, la venta al detalle y la restauración. Naturalmente, los chinos se dedican a importar de China, mejorando el superávit comercial de China e incrementando el déficit comercial del país de acogida. Para el chino no existen leyes, reglas, preceptos, ordenamiento jurídico ni ordenanzas de ningún tipo. Permitir el asentamiento de inmigrantes chinos en Europa, tiene un efecto socioeconómico similar al de una plaga de langosta y en España en una sola década, durante los gobiernos de “Ansar” y “Zapo”, se han asentado 300.000.

Son conocidas sus habilidades para esquivar las restricciones inmigratorias y asentarse en Occidente sorteando cualquier obstáculo, por lo que la inmigración china es extremadamente difícil de combatir y solamente puede ser erradicada mediante una ley supranacional retroactiva, con vigencia en toda la Unión Europea, que criminalice el asentamiento de afroasiáticos en Europa. Esta ley solucionaría todos los problemas migratorios que arrastra Europa desde la II Guerra Mundial, puesto que con esa ley todos los afroasiáticos que entrasen en Europa, tendrían que volver a salir, al no poder asentarse en el continente.

________________________________________________________________

6. Genética y biología racial

El engaño universal

Es bien conocido que la raza condiciona y determina el carácter, temperamento, comportamiento, inclinaciones y prestaciones de todos los animales, incluidos los humanos. Es muy importante hacer esta precisión que cualquier genetista, biólogo o veterinario conoce, pero cuya enseñanza desapareció de las escuelas occidentales por decisión política, en las postrimerías de la II Guerra Mundial. Si Usted ha asistido a una escuela occidental a partir de 1950, año de la publicación de la Declaración de la UNESCO sobre la Cuestión Racial (“The UNESCO´s Statement on Race”) ya no habrá tenido ocasión de leer ese tipo de subrayados, pues desde entonces esta excluido de los libros de texto. Este organismo supranacional fue creado en las postrimerías de la II Guerra Mundial con el único propósito de modificar los valores occidentales, implantando una nueva socio-psicología colectiva y abriendo las puertas al “multiculturalismo”, o lo que es lo mismo, a la irrupción de las masas afroasiáticas en Europa y el embrutecimiento del continente europeo. Los encargados por la UNESCO para realizar esta “tarea” fueron los antropólogos y sociólogos de origen judío Ashley Montagu (nacido Israel Ehrenberg), Morris Ginsberg y Claude Lévi-Strauss. Debo matizar que este último, aunque lleva el mismo apellido, no es pariente del también judío y ex-director del FMI, Dominique Strauss-Kahn (DKS), cuyo carácter, temperamento, comportamiento e inclinaciones son bien conocidas por los periodistas de sucesos.

Por decisión política, las diferentes razas humanas dejaron de existir de la noche a la mañana y los conocimientos científicos fueron transmutados por “valores sociales”. Los animales continuaron siendo de diferentes razas, mientras que las razas humanas se convirtieron en un “concepto social” y desde entonces, todas las razas humanas del planeta son consideradas “iguales”. Afirmar lo contrario, es “racismo”. Curiosamente, así lo cree gran parte de la población occidental —excepto, naturalmente, los médicos, genetistas, veterinarios y biólogos— justificando los gigantescos recursos de difusión propagandística y mediática asignados a este organismo supranacional desde su creación. Con la creación de la UNESCO, todas las razas del planeta fueron equiparadas y consecuentemente, también sus prestaciones, con lo que el TAM-TAM africano fue equiparado a la 5ª Sinfonía de Beethoven…

____________________________________________________________

7. Desencadenantes históricos del ocaso de Occidente

 

La irrupción de las masas afroasiáticas en Europa y en USA

Mis libros van dirigidos al lector de origen europeo, esto es, al 9% de la población mundial, independientemente de la ubicación geográfica de ésta sobre la superficie del planeta. Esto quiere decir que el contenido de mis libros probablemente no entusiasme al 15% de los habitantes de Europa, al 20% de los habitantes de España, Italia y Balcanes, al 45% de los estadounidenses y probablemente tampoco al 85% de los sudamericanos, por lo que grandes grupos poblacionales se verán incomodados por el riguroso enfoque y estricta objetividad que se desprende de mis libros. Desde un principio, he pretendido utilizar un estilo pedagógico de gran difusión, huyendo, por tanto, del lenguaje académico y tratando de lograr un difícil equilibrio entre un estilo ameno y el rigor y objetividad al abordar materias comprometidas.

Los acontecimientos contemporáneos demuestran que los problemas de Europa no pueden ser entendidos ni resueltos mediante la sola aplicación de criterios político-jurídicos o incluso sociológicos, como se ha venido haciendo desde la II Guerra Mundial. Es imprescindible aplicar criterios macroeconómicos, geoclimáticos y genéticos para entender en su proporcionada perspectiva las propuestas y soluciones que se deducen de mis escritos y que de otro modo, podrían parecer drásticas o incluso descabelladas.  La historia de Occidente parece demostrar que las poblaciones no asimilables, como la afroasiática* son inintegrables como el agua y el aceite y que el verdadero daño para la sociedad de acogida comienza con la 2ª, 3ª y siguientes generaciones. Además del conocido ejemplo de los gitanos y los judíos, baste recordar que entre los siglos XIII y XV, Sicilia y Nápoles experimentaron una fortísima inmigración norteafricana. Cuando alguien menciona a Italia, lo primero que nos viene a la cabeza es la Mafia, la Camorra y la Cosa Nostra, además claro está, de la expresiva gesticulación napolitana. Aspectos estos, ciertamente muy sicilianos y napolitanos, pero muy alejados del carácter y temperamento del italiano de origen. Pocos occidentales caen en la cuenta de la fortísima inmigración norteafricana entre los siglos XIII-XV hacia la península italiana, hasta el punto de que la casi totalidad de la población de Sicilia y una parte de Nápoles fueron asentamientos norteafricanos implantados en la península itálica y adaptados a las normas y usos occidentales, pero genética y atávicamente configurados para vivir en el desierto africano. Desde entonces, Italia, país dividido y a dos velocidades, (igual que España y los Balcanes) ha fracasado en “integrar” a la Mafia, la Camorra, y la Cosa Nostra, que no son otra cosa que agrupaciones tribales camito-semitas a este lado del Mediterráneo, pero con nombres, apellidos y pasaporte italiano.

El carácter, temperamento, comportamiento e inclinaciones de estas etnias reflejan claramente los hábitos y tradiciones atávicas camito-semitas impregnadas en sus genes a lo largo de milenios, configurando la conocida problemática social italiana y posteriormente estadounidense, por la inmigración siciliana de primeros de siglo y la conocida y ampliamente filmatizada nebulosa mafiosa, que dicho sea de paso no fue nada comparado con la posterior inmigración afroasiática masiva a partir de los años 60 del siglo XX, que ha trastornado y embrutecido totalmente la sociedad norteamericana.

Otro tanto ocurre con España. Cuando se habla de España muchos piensan en el flamenco y el apasionado carácter español, pero pocos occidentales saben que en España hay 2 millones de gitanos y varios millones de moriscos y que el flamenco es una danza tradicional gitana, procedente, como los gitanos, de los territorios que hoy conocemos como India y Pakistán. Al igual que ocurre con la Mafia, Camorra y Cosa Nostra Italiana, el brioso temperamento y conocido arrebato gitano, no es otra cosa que el original cóctel entre el carácter y temperamento indopakistaní y la cultura morisco-andalusí y no deja de ser curioso que semejante rareza  es la imagen que gran parte del mundo tiene de España y los españoles.

Del mismo modo, todos los problemas pasados, presentes y futuros de la Europa balcánica, están relacionados con el poso étnico-cultural dejado por los siglos de ocupación otomana, que objetivamente podrían ser casi totalmente resueltos mañana mismo repatriando a Turquía al 20% de la población balcánica de origen y cultura turcomana. De paso, se podría recuperar de una vez por todas, bien por negociación, por compra o por disuasión, el trozo de Europa que Turquía todavía mantiene ocupada, con lo que este país asiático musulmán dejaría de tener presencia en algunos organismos occidentales como la OTAN y se disiparían definitivamente sus descabelladas pretensiones de integrarse en el continente “infiel”, al que nunca ha pertenecido. Desconozco la viabilidad sociopolítica de esa medida, pero lo que es objetivamente cierto es que la repatriación masiva de los afroasiáticos afincados en Italia, España y Balcanes, resolvería de una vez por todas, los problemas que estos países vienen arrastrando desde hace siglos.

Otro tanto ocurre con las políticas inmigratorias y de asilo implantadas en Europa tras la II Guerra Mundial. La legislación Europea en materia de asilo fue creada conjuntamente con la ONU, finalizada la contienda europea, en base a las vicisitudes experimentadas por los judíos. Pero esa obsoleta legislación todavía vigente, ha conllevado que millones de individuos planetarios, especialmente musulmanes, hayan podido emigrar a Europa, amparándose en semejante legislación, devastando y embruteciendo las sociedades europeas. Un claro ejemplo lo tenemos en Suecia, una sociedad de bienestar cuyos ingenuos políticos aplican a rajatabla las recomendaciones de la ONU/UNESCO en materia de asilo, en contra de los intereses del país y a espaldas de la población sueca. Ello ha resultado en la presencia de 550.000 musulmanes en Suecia que están estancando y embruteciendo la sociedad. En una sola década, 100.000 iraquíes han aprovechado las generosas leyes de asilo suecas para colarse en el país, con el resultado de que ese 1,2% de la población, responde por el 9,8% de las violaciones en Suecia. Hay ciudades como Södertälje —rebautizada como Mesopotälje— que están siendo abandonadas por la población de origen sueco, por la altísima criminalidad derivada del incesante asentamiento musulmán. Estos y otros datos hay que verlos en un contexto macroeconómico, geoclimático y genético para comprender dónde nos encontramos en Europa y por qué es necesario vaciar Europa de afroasiáticos, retrocediendo a la época anterior a la II Guerra Mundial, aunque para los desinformados, lo que escribo podría parecer un monumental desatino.

______________________________________________________________

 

22 thoughts on “Libros

  1. When I first saw this title Libros | LiberateEurope on google I just whent and bookmark it. I actually wanted to construct a simple word in order to appreciate you for some of the splendid information you are writing here. My time intensive internet lookup has at the end been recognized with reasonable facts and techniques to write about with my friends. I d assume that we visitors actually are extremely endowed to live in a remarkable place with very many outstanding people with great tips and hints. I feel pretty lucky to have come across your web site and look forward to many more entertaining moments reading here. Thanks a lot once again for a lot of things.

  2. Everything is vastly amicable with a earn description of the issues. It was especially informative. Your website is fantastically beneficial. Show gratitude you for sharing!

  3. Today, I went to the beach with my kids. I found a sea shell and gave it to my 4 year old daughter and said “You can hear the ocean if you put this to your ear.” She put the shell to her ear and screamed. There was a hermit crab inside and it pinched her ear. She never wants to go back! LoL I know this is entirely off topic but I had to tell someone!

  4. I believe this is one of the so much significant information for me. And i’m glad studying your article. However wanna remark on some basic issues, The website taste is wonderful, the articles is in point of fact nice :D. Just right activity, cheers.

  5. Simply desire to say your article is as amazing. The clearness in your post is simply cool and i could assume you are an expert on this subject. Well with your permission let me to grab your feed to keep updated with forthcoming post. Thanks a million and please keep up the enjoyable work.

  6. I’ve been absent for some time, but now I remember why I used to love this blog. Thanks , I will try and check back more often. How frequently you update your site?

  7. El mejor sitio que he visitado de educacion, gracias por compartir su valiosa informacion on said:

    Gracias por compartir su contenido,… seguire visitando su pagina para ver sus actualizaciones, gracias

  8. Because the admin of this web page is working, no question very quickly it will be renowned, due to its quality contents.

  9. Hey there, You have done a great job. I will definitely digg it and personally recommend to my friends. I am confident they’ll be benefited from this site.

  10. You’re in reality a excellent webmaster. The website loading pace is amazing. It kind of feels that you are doing any unique trick. Moreover, The contents are masterpiece. you have performed a wonderful activity on this topic!

  11. Pretty! This has been an extremely wonderful post. Thanks for providing these details.

  12. Hello mates, good post and nice arguments commented here, I am truly enjoying by these.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *